Vaporizador Firefly

Firefly, diseño elegante y vapor de calidad

Vaporizador Firefly

Vaporizador Firefly

Súbete a la nueva era del vapor con el vaporizador portátil Firefly, diseñado por dos ex ingenieros de Apple afincados en Seattle que han conseguido darle un aspecto realmente bonito como valor añadido, consiguiendo que sea tan llamativo como eficiente. Además, posee 5 años de garantía con el fabricante.

Disponible en diversos colores, entra por la vista por su acabado brillante y metalizado, atrayéndonos como moscas a la miel, para una vez captada nuestra atención, nos fascine con sus grandes prestaciones.

No solo es bonito y simple de usar, sino que además posee tecnología avanzada que regula el control de la temperatura, y consigue que sea tremendamente preciso, gracias a su sistema de convección dinámica (calienta el aire que luego atravesará la hierba, en vez de calentar la marihuana por contacto) y su control de temperatura electrónico.

Entrando más en detalle, el cuerpo del dispositivo pesa 278g, y tiene unas dimensiones de 13.5×4.5x2cm, con lo que nos cabrá perfectamente en la palma de la mano, siendo muy cómodo de sujetar.
Está fabricado en aluminio de color en su parte externa, y sin color en la zona de paso del vapor, de modo que resulta neutro y no deja regustos de ningún tipo.

Si lo miramos desde arriba, nos damos cuenta que toda la parte frontal funciona como tapa, sujeta al cuerpo por medio de imanes. La zona de la tapa que queda sobre la cazoleta posee una pequeña ventana transparente que nos permitirá ver el proceso de vaporización de la marihuana en todo momento.

Recorrido del vapor

Recorrido del vapor

Cuando la separamos del cuerpo, vemos que en su parte interior hay unos surcos pequeños que salen de alrededor de la ventana, y que comunican con unos surcos más largos que se dirigen hacia la boquilla, lugar por donde el vapor saldrá de la cazoleta y se dirigirá hacia nuestros pulmones.

Para garantizar un correcto sellado, se ha colocado una goma alrededor del mismo que evitará que dicho vapor salga del surco y se escape del vaporizador.

Con la tapa quitada, tenemos acceso a la cazoleta, que está hecha de vidrio de borosilicato, con una rejilla metálica en el fondo de la misma, que sostiene la hierba picada sobre el calentador, a la distancia justa para una buena vaporización, evitando al tiempo que se cuelen partículas dentro.

Dicho cuerpo calentador está hecho de una aleación metálica de grado alimentario fabricado en USA, nada que ver con los calentadores baratos a base de Niquel Cromo, que se suelen romper al calentarse y enfriarse repetidas veces.

En la parte posterior encontramos una tapa que cubre la batería extraíble de Li-Ion de 7.4V y 770mA, encargada de darle unas 50 inhalaciones de autonomía como máximo (2 ?? 3 cargas).
En el lateral derecho, está el botón de calentamiento, y en el izquierdo el de encendido y la conexión del cable de carga de la batería.

Funcionamiento del vaporizador

Lo primero de todo será conectarlo al enchufe con el cable subministrado, y cargar la batería. Tarda poco tiempo, entre 45 minutos y una hora en estar listo, con lo que nos da cierta libertad al no tener que esperar horas y horas a que esté cargado como pasa con otros vaporizadores portátiles. Mientras esté cargándose, el led indicador parpadeará en azul, y cuando esté listo la luz azul se mantendrá fija.

Batería extraíble Firefly

Batería extraíble Firefly

Como la batería es extraíble, podemos tener varias e intercambiarlas si deseamos disponer de más autonomía, lo que también es uno de sus puntos fuertes, pues muchos usuarios de vapos eléctricos lo echaban en falta en otros modelos disponibles hasta ahora.

Como vemos, Firefly escucha los deseos de los usuarios, ofreciéndose como una alternativa real y distinta a lo que hay en el mercado, siendo una opción sólida y bien diseñada.

Una vez preparado, picamos bien nuestra marihuana usando un grinder, abrimos la tapa y la ponemos en la cazoleta, sin necesidad de compactarla mucho, para que el aire fluya correctamente a través suyo.

Cerramos la tapa y encendemos el vaporizador con el interruptor del lado izquierdo, viendo como el led se enciende de color verde y se queda fijo.

Mientras el vaporizador se esté calentando el led verde parpadeará. Si se pone de color naranja deberemos dejar enfriar el Firefly para evitar que se sobrecaliente. Si se pone de color rojo y parpadea nos indicará que la batería está a punto de agotarse y debe ser cargada.

El siguiente paso será pulsar el botón de calentamiento situado en el lado derecho del vapo, manteniéndolo entre 5 y 10 segundos; a menos tiempo menos temperatura, pero como máximo alcanzará 205ºC (de 10 segundos en adelante) gracias a su limitador de temperatura electrónico, que impide que alcance temperaturas que podrían quemar la hierba. Así, bastará con pulsar e inhalar por la boquilla, de forma parecida a como funciona el vaporizador Magic Flight.

Veremos que la cazoleta se está calentando por que se iluminará de color naranja, al ponerse incandescente la resistencia del calentador.
Podemos elegir 3 modos de inhalación diferentes, tal y como indican las instrucciones; podemos pulsar el botón de calentamiento y a los 5-7 segundos soltar y seguir inhalando con suavidad para mantener baja la temperatura de vaporización, consiguiendo mucho sabor y densidades medias de vapor.

También podemos inhalar rápidamente y con fuerza para mantener alta la temperatura, consiguiendo más densidad pero agotando el sabor más rápido, tostando la marihuana con rapidez.

Finamente, podemos inhalar suavemente mientras vamos manteniendo y soltando el botón de calentamiento haciendo oscilar la temperatura y consiguiendo el equilibrio entre densidad y sabor que más nos guste, algo que el fabricante llama Vapor Surfing o surfeo de vapor.

Se recomienda remover la hierba de tanto en tanto para conseguir que se tueste homogéneamente y la vaporización sea más eficiente, ofreciendo nubes lo más densas posibles.

Mantenimiento y limpieza del Firefly

Cazoleta de borosilicato del Firefly

Cazoleta de borosilicato del Firefly

Otra de las grandes ventajas que ofrece el Firefly es que necesita poco mantenimiento, ya que tiene pocas piezas que limpiar. Bastará con eliminar los trocitos de hierba que queden en la cazoleta o en el surco con el cepilito incluido, y cambiar la rejilla cuando esté muy vieja u obstruida, usando los palitos de plástico también incluidos, haciendo palanca hasta que salga hacia arriba.

El interior de la tapa, la ventanita, los surcos y la parte de alrededor de la cazoleta se limpiará con un paño humedecido en alcohol, o con las toallitas con alcohol tipo 420 Wipes, dejando que se seque bien antes de usarlo de nuevo.

La boquilla se limpia fácilmente tan solo eliminando los pequeños pedacitos que puedan obstruirla con los palillitos de plástico. Y listo, eso es todo lo que hay que tener en cuenta.

Manual de mantenimiento online

31 marzo 2015 | Novedades del grow Alchimia
2 Comments


2 comentarios en “Vaporizador Firefly

  1. Mikhail

    Donde lo compro?

    1. Jeroni Alchimia

      Hola Mikhail,
      En nuestra web encontrarás el vaporizador Firefly y todos sus complementos!
      Gracias por confiar en Alchimia.
      Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *