Vaporizador Vrip Tech Heat Wand

Vrip, vaporizador de marihuana Glass son Glass

VripTech de Vripmaster

VripTech de Vripmaster

 

El vaporizador VripTech de Vripmaster es un dispositivo diseñado y fabricado en California, por medio de la unión de un cuerpo calentador y una cápsula de vidrio de borosilicato diseñada específicamente para conseguir la mejor vaporización de nuestras hierbas y resinas.

El objetivo final de este vaporizador es conseguir un vapor de la máxima calidad posible, respetando al máximo el sabor de los terpenos de nuestras hierbas, y para conseguirlo se ha centrado en utilizar materiales totalmente neutros y puros, que no desprenden partículas ni vapores de ningún tipo al exponerlos a altas temperaturas.

El elemento calefactor está hecho de cerámica de alta calidad, conectado a un regulador de potencia con el que podremos definir la intensidad de corriente que entra al dispositivo, consiguiendo así alcanzar diferentes temperaturas seleccionando la posición adecuada del dial.

Cazoleta Vrip

Cazoleta Vrip

Esto combinado con el hecho de que la punta es de vidrio de laboratorio, nos asegurará la máxima pureza, haciendo que el Vrip pase a ser un dispositivo muy recomendable para los usuarios de marihuana medicinal, además de deleitar a todos aquellos que busquen un sabor indescriptible en cada calada de vapor.

Como vemos, su función es la de funcionar como generador de calor, que deberá trabajar conjuntamente con una cazoleta compatible y un bong o bubbler de borosilicato de nuestra preferencia que actuará como cuerpo del vaporizador, enfriando y refrescando el vapor, además de concentrarlo para maximizar su intensidad aromática.

VripMaster ofrece su propia cazoleta como accesorio, diseñada para encajar perfectamente con el Vriptech por medio de la junta de silicona y la junta de goma de sellado que sujeta sus varias piezas, pero al mismo tiempo también es engorrosa, delicada y debe ser comprada directamente al fabricante Californiano, con lo que lo más recomendable y cómodo es usar una cazoleta de 18mm de cono truncado que encaje bien con el diámetro del Vrip, y estaremos listos para empezar a usarlo.

Como usar el vaporizador VripTech

Para empezar, necesitamos juntar en la misma mesa el bubbler o bong a utilizar, con su agua y cubitos si los admite, el Vrip Tech, la cazoleta compatible y la bandeja de silicona, además de un grinder y la marihuana en cuestión.

Colocamos la bandeja de silicona en un lugar firme, seguro y horizontal, que nos asegure que nuestro vaporizador estará protegido de caídas involuntarias o golpes, cuando lo dejemos allí. Enchufamos el VripTech a la corriente y seleccionamos la temperatura deseada.

Como el regulador de potencia que incorpora no dispone de números, deberemos ir probando hasta dar con la temperatura que más se adapte a nuestras necesidades y gustos, siendo aconsejable empezar la sesión poniéndolo a 2/3 – 3/4 de su recorrido, como si la parte plana del indicador de potencia fuera la aguja de un reloj apuntando a las 9h.

Vaporizando con el Vrip

Vaporizando con el Vrip

Dejamos la varita sobre el tapete o el plato de silicona y esperamos unos 10 minutos, para que el vidrio adquiera una temperatura estable suficientemente alta para iniciar la vaporización. Mientras esto sucede, podemos aprovechar para picar la marihuana finamente y colocarla en la cazoleta, sin prensarla ni llenarla en exceso.

Este vaporizador funciona bien tanto con la cazoleta llena del todo como con pequeñas cantidades, aunque en el segundo caso puede ser recomendable, igual que para vaporizar resinas, colocar bajo la marihuana una rejilla para bho como las del Volcano, para levantarla un poco acercándola a la fuente de calor mejorando la eficiencia de la vaporización.

Dependiendo de la cazoleta utilizada y de la distancia que haya entre la punta de la cápsula de vidrio y la hierba puede que tengamos que variar un poco esta referencia, subiendo o bajando un poco la temperatura para obtener buenos resultados.

Montamos la cazoleta en el bong y esperamos a que los 10 minutos concluyan. En ese momento colocaremos el vaporizador VripTech sobre la cazoleta teniendo cuidado de que ésta no toque la hierba pero quede cerca de la misma y el sellado entre ambas partes sea bueno. La junta de silicona de la punta puede ayudarnos a obtener el mejor sellado posible, aunque también es posible quitarla con mucho cuidado si no queremos ningún elemento plástico en contacto con el vapor.

Para hacerlo tendremos que evitar hacer fuerza sobre la cápsula para no romperla, e ir haciendo que corra poco a poco usando la punta de los dedos, arrastrándola desde su parte inferior hacia fuera, poco a poco, y desde diferentes zonas de la misma, para que siempre conserve la posición horizontal.

VripTech, vapor de calidad para tus papilas gustativas

Con el sistema montado y sujetando el VripTech sobre la cazoleta, empezamos a inhalar lenta y suavemente, sin prisa, saboreando el flujo inhalado y valorando su sabor. Si éste es suave y recuerda a cuando olemos la marihuana, al vaporizador le falta temperatura; subimos un pelín el potenciómetro, girándolo un par de mm, esperamos unos 30 segundos y repetimos el proceso.

Si el sabor es intenso, sedoso, y notamos que se dirige hacia nuestra garganta, estamos en la temperatura correcta, aunque no veamos vapor. Deberemos soltar la calada, y sin retirar el vaporizador de la cazoleta, hacer una segunda inhalación. Esto es porque de este modo mantendremos la temperatura de la cazoleta, sin que se enfríe. En esta segunda inhalación ya veremos vapor visible, que deberá tener un matiz azulado, indicándonos que es de alta calidad aromática.

Regulador de potencia a 2/3

Regulador de potencia a 2/3

Si queremos más densidad de vapor, subimos un poco más la potencia, esperamos 30 segundos y volvemos a inhalar de la misma forma, hacemos una calada que calentará la hierba ofreciendo vapor ligero, y en la segunda obtendremos el vapor denso que buscamos la mayoría.

Si subimos demasiado la temperatura notaremos que en seguida obtenemos un vapor blanco muy espeso, y que el sabor aromático se torna más tostado y con notas amargas, algo picantes, rápidamente. En estos casos se recomienda bajar un poco la temperatura (aunque el sabor a tostado se mantendrá, pues se debe a que hemos vaporizado todos los aceites esenciales de golpe de la muestra), o bien usar un bong con un buen filtrado.

Si optamos por la segunda opción, podremos subir más la temperatura, consiguiendo caladas densas y con más CBD (que necesita alrededor de 210215ºC para vaporizarse bien), mucho más contundentes y medicinales, aunque el sabor durará mucho menos inhalaciones.

Cuando queramos parar de vaporizar, separamos el vaporizador del bol y lo dejamos en el plato de silicona. Es recomendable aprovechar estos parones para remover la hierba de la cazoleta con un palito, para que la hierba se tueste homogéneamente asegurando un flujo constante de vapor. Si vaporizamos resinas también será de ayuda irla desmenuzando al máximo una vez calentada, para exponer la mayor superficie de contacto con el aire caliente posible.

Podemos tener el vaporizador encendido durante un par de horas sin problema (incluso más), ideal para fiestas o sesiones largas, vigilando siempre que esté protegido y que no contacte con nada que pueda arder. Aún así lo recomendable es usarlo y apagarlo cuando no se vaya a usar más, lo que alargará su vida y reducirá el riesgo de accidentes. Para hacerlo lo bajamos al mínimo y  lo desenchufamos.

Limpieza y cuidados del VripTech

En cuanto a su mantenimiento, poco hay que hacerle, ya que lo que se ensuciará de verdad es la cazoleta y el bubbler usados. En caso de que la cápsula se nos ensuciara en la punta, bastará con pasarle un trapito humedecido en alcohol para limpiarlo.

Como la cápsula se atornilla solo sobre un punto en el mango, y de forma no excesivamente fuerte para evitar romper el vidrio con la unión, puede ser que con el uso se mueva. Tendremos que vigilar que dicha cápsula y la barita de cerámica no se toquen y evitar que se adhiera al vidrio si este se calienta demasiado asegurando el correcto funcionamiento del sistema.

Para comprobarlo, miraremos el vaporizador desde la punta de la cápsula, fijándonos en que la barrita esté centrada. Si no lo está, CON MUCHO CUIDADO tendremos que aflojar el tornillo de sujeción, recolocar la punta, y fijarla de nuevo, APRETANDO LO JUSTO, O EL VIDRIO SE ASTILLARÁ. Avisados quedáis.

Un usuario del Vriptech vaporiza su marihuana con un bong Sovereginty hecho a mano con un percolador realmente marciano

Otra sesión del mismo usuario con el mismo tubo

El mismo usuario usando el Vrip con un bubbler ZOB hecho a mano

Un genial compañero de viaje para todos los amantes del vapor de calidad, que puede parecer delicado y exigente, pero que te compensará cada minuto de tu esfuerzo con la mejor experiencia de vaporización existente.

10 junio 2014 | Novedades del grow Alchimia
0 Comment


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *