El consumo de semillas de cáñamo

Se les llama superalimentos a los alimentos que contienen altas concentraciones de los nutrientes imprescindibles para la vida y la actividad humana. Estos alimentos tienen un beneficioso efecto sobre la salud, dentro de la lista de los superalimentos más valorados se encuentran las semillas de cáñamo.

Nuestra querida planta de cannabis nos vuelve sorprender con sus extraordinarias propiedades, en este caso por el poder fortificante de las semillas de cáñamo como superalimento. Como decía Hipócrates, médico de la Antigua Grecia y para muchos “padre de la medicina”: Que la comida sea tu medicina y la medicina tu alimento. En el caso de las semillas de cáñamo, este principio es totalmente aplicable.

Campos de cultivo ecológico de cáñamo industrial donde se producen las semillas

Campos de cultivo ecológico de cáñamo industrial donde se producen las semillas

Las semillas de cáñamo como superalimento

Las semillas de cáñamo son un superalimento con un aporte nutritivo excepcional, pues contienen todos los aminoácidos principales y ácidos grasos esenciales para el organismo, siendo también una rica fuente de fibra, proteínas y minerales. Ingerido como alimento habitual aportará vitalidad en nuestro día a día y reforzará la respuesta inmunológica del cuerpo protegiéndonos de virus y bacterias.

Dentro de los comestibles cannábicos, quizás es éste el de mayor prestigio entre el público general. El consumo de semillas de cáñamo está muy extendido entre deportistas debido a su alto aporte energético. También tiene mucho público entre personas que siguen hábitos de alimentación veganos o vegetarianos, ya que las semillas de cáñamo son una proteína vegetal de gran aporte calórico-energético.

Propiedades nutricionales y beneficios de las semillas de cáñamo

Hay que recordar que las semillas de cáñamo no contienen THC ni ningún tipo de cannabinoide. Consumir semillas de cáñamo en la comida no tiene ningún efecto psicoactivo, así que su consumo solo tiene sentido si es como alimento.

Como ya hemos dicho, las semillas de cáñamo se distinguen como alimento por ser ricas en nutrientes que necesita el organismo para funcionar en óptimas condiciones. Su aporte energético es espectacular, 100 gramos de semillas de cáñamo aportan unas 560 kilocalorías.

Semillas de cáñamo enteras comercializadas y listas para su consumo

Semillas de cáñamo enteras comercializadas y listas para su consumo

Su alta concentración de fibra, soluble e insoluble, convierte a las semillas de cáñamo en un alimento ideal para combatir trastornos intestinales. Además de propiedades probióticas, la fibra de las semillas ayuda a mantener el nivel de azúcar en sangre, a reducir el colesterol, y es un buen complemento alimenticio en dietas para perder peso, ya que es muy saciante. Esta fibra se encuentra en la cáscara de la semilla y tiene un porcentaje del 28%, unos 28g de fibra por cada 100g de semillas.

El 42% de la semilla de cáñamo es pura proteína vegetal, conteniendo 20 aminoácidos entre los cuales se encuentran todos los aminoácidos principales. Es especialmente rica en BCAA (aminoácidos ramificados) leucina, isoleucina y valina, aminoácidos que desempeñan un papel muy importante en la síntesis de proteínas. Este factor alimenticio favorece a la regeneración y mantenimiento de la masa muscular.

Las semillas de cáñamo contienen la mayoría de los minerales que el organismo requiere en una mayor cantidad, estos son; calcio, hierro, fósforo, potasio, manganeso y magnesio. Los minerales son micronutrientes esenciales que, entre muchas otras cosas, ayudan de forma determinante a mantener unos huesos fuertes y sanos.

Otro aporte importante de las semillas de cáñamo son los ácidos grasos esenciales omega 3 y omega 6. Estos ácidos grasos refuerzan el sistema cardiovascular y ayudan al correcto funcionamiento del sistema nervioso. Gracias a esta concentración de ácidos grasos esenciales las semillas de cáñamo también tienen propiedades antiinflamatorias, por lo que es aconsejable añadirlas en la dieta en caso de padecer artritis, problemas musculares o dolores menstruales.

Las semillas de cáñamo peladas son deliciosas además de ser un gran complemento alimenticio

Las semillas de cáñamo peladas son deliciosas además de ser un gran complemento alimenticio

El placer de comer semillas de cáñamo

No hay duda de que para poder beneficiarse de todas las propiedades nutricionales de las semillas de cáñamo hay que consumirlas con frecuencia y equilibradamente. Es importante no pasarse con su consumo dado su alto valor calórico, por eso os vamos a dar unas pautas y modos de consumo.

Las semillas de cáñamo son pequeñas y su cáscara es bastante dura, por lo que comerlas enteras y crudas no es muy agradable, ya que cuestan un poco de masticar. Por eso, a parte de semillas de cáñamo enteras (sin pelar), éstas se comercializan también peladas, en forma de polvo o harina, y en preparados de proteína de cáñamo especial para deportistas.

Su sabor recuerda a la almendra y se pueden consumir solas, en ensaladas, mezcladas con fruta o verduras en batidos, como acompañamiento de sopas o cremas de verduras, en el desayuno junto con los cereales, para enriquecer yogures, como condimento en estofados, incorporadas en panes, magdalenas o bizcochos, etc. También podéis tostar las semillas sin pelar en una sartén como si de almendras se tratara, su sabor es muy parecido al de las palomitas!

La dosis diaria recomendada serían unos 40 gramos de semillas de cáñamo, siendo ideal tomarlas repartidas entre el desayuno y el almuerzo. A continuación os dejamos un par de recetas de cocina cannábica, dos preparaciones facilísimas que os ayudarán a integrar las semillas de cáñamo dentro de una alimentación sana y sabrosa.

– Batido de semillas de cáñamo – Para empezar el día cargado de energía!!

Ingredientes para 1 persona

  • 250 ml. de un licuado vegetal (arroz, avena, soja…)
  • 2 cucharadas (20 gr.) de semillas de cáñamo peladas
  • 1 cucharada de copos de avena
  • 1 cucharada de semillas de sésamo o chia
  • 1 cucharada de miel o sirope de agave
  • unas gotas exprimidas de jengibre fresco

Preparación

  • Se introducen todos los ingredientes en una batidora y se bate hasta que quede todo bien triturado.
  • Hemos de obtener un batido de textura suave y homogénea, podemos pasarlo por colador si preferimos una textura más líquida.
  • Tomado en ayunas te carga las pilas al instante.

– Tortilla de patata y cebolla con harina de cáñamo – Almuerzo consistente!!

Ingredientes para 4 personas

  • 6 huevos
  • 4 cucharadas colmadas de harina de cáñamo (80-100 gr.)
  • 3 patatas (600 gr.)
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 pimiento verde
  • aceite de oliva
  • sal
  • cúrcuma
  • perejil
Deliciosa tortilla de patatas con harina de cáñamo

Deliciosa tortilla de patatas con harina de cáñamo

Preparación

  • Pelar y cortar las patatas en rodajas finas, las salamos un poco y las freímos con aceite de oliva a fuego vivo hasta que las patatas estén rubias,. Las escurrimos de aceite y las guardamos tapadas.
  • Cortamos en juliana la cebolla y el pimiento verde, todo en un corte muy fino, y lo salteamos a fuego lento hasta que las verduras estén tiernas.
  • Mientras batimos bien los huevos, rectificamos de sal y añadimos la harina de cáñamo. Batimos de nuevo para integrar la harina, añadimos el resto de componentes, la cúrcuma y el perejil picadito, la patata, la cebolla y el pimiento. Añadir estos últimos ingredientes cuando se hayan enfriado.
  • Dejamos todo que empape con el huevo, mientras ponemos al fuego una sartén grande con un buen chorro de aceite de oliva. Buscaremos un plato redondo de mayor diámetro que el de la sartén para girar la tortilla. Una vez esté el aceite caliente echamos toda la mezcla a la sartén, bajamos a fuego medio y esperamos que la tortilla tome consistencia,. Cuando esté hecha por debajo, le damos la vuelta con la ayuda del plato y volvemos a meter la tortilla en la sartén para cocer el lado que está sin hacer, en unos pocos minutos ya estará a punto. Ya tenemos una tortilla super proteínica para compartir en familia.

Con estas propiedades, no es de extrañar que las semillas de cáñamo se consuman desde hace miles de años. Hay registros que datan del año 206 A.C. que confirman su uso como medicina y alimento en la antigua China.

Energía, sabor y salud es lo que aportan las semillas de cáñamo a nuestros platos, ya no hay excusas para no alimentarse correctamente, porque no solo del humo vive el fumeta.

Buen provecho!…..y buenos humos!!

24 enero 2019 | Cocina Cannábica
0 Comment


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *