Psilocibina: ¿Qué es y cuáles son sus efectos?

¿Qué es la psilocibina?

  • Nombre: Psilocibina, 4-PO-DMT
  • Fórmula: C12H17N2O4P
  • Nombre IUPAC: [3-(2-dimetilaminoetil)-1H-indol-4-il] dihidrógeno fosfato
  • Peso molecular: 284,25 g/mol
  • Punto de fusión: 220-228ºC

La psilocibina y la psilocina (un alcaloide derivado de la primera) son compuestos psicoactivos que se encuentran en numerosas especies de hongos (se calcula que unas 200), entre ellos los populares Psilocybe Cubensis. En algunas zonas del planeta, el uso de este tipo de setas se remonta a milenios atrás, ya sea de manera lúdica o espiritual, especialmente en contextos ritualísticos y chamánicos. Además, y como veremos más adelante, estos enteógenos – al igual que muchos otros – pueden usarse también con fines medicinales,  pudiendo ser efectivos para tratar enfermedades como la ansiedad o la depresión.

A finales de la década de los años 50, y usando Psilocybe Mexicanas, Albert Hofmann (reputado químico suizo) consiguió aislar la psilocibina y la psilocina en los laboratorios Sandoz, además de crear una manera de producirlas de forma sintética. Normalmente, se conoce como hongos psilocibios a aquellos que contienen este compuesto alcaloide.

Molécula de psilocibina

Molécula de psilocibina

Setas mágicas y psilocibina

En efecto, un gran número de setas – a menudo llamadas mágicas o alucinógenas – comparten este rasgo en común, la presencia de psilocibina en distintas concentraciones. Son unos 200 los hongos basidiomicetos que la contienen, pudiendo encontrarse de manera natural en zonas de América, Europa y Asia. No en vano, estos hongos llevan siglos siendo usados como una forma de “expandir el espíritu” en el ámbito del chamanismo, la psiconáutica o la terapia psicodélica, y en los últimos años incluso se cultivan en casa fácilmente gracias a los kits de cultivo de setas que se encuentran en el mercado.

La cantidad de psilocibina y psilocina presente en las distintas especies que las contienen es variable, aunque de media suelen representar entre un 0,1 y un 1% del peso de los hongos secos. Normalmente, la psilocibina se consume vía oral ingiriendo las setas, ya sean frescas o secas; en caso de almacenarse frescas, la psilocibina se degrada rápidamente, y en unas pocas semanas apenas quedará. En cambio, si se almacenan las setas secas y de manera correcta, ésta puede mantenerse estable durante meses.

Como veremos a continuación, sus efectos la han hecho convertirse en una sustancia aprovechada tradicionalmente en contextos espirituales y religiosos, como parte de rituales y con el fin de llegar a un estado de conciencia que permita dar un paso adelante en el plano espiritual. La cultura azteca, por ejemplo, goza de una gran tradición en el uso de estos hongos con fines rituales, a los que llama teonanácatl

Psilocybe Cubensis en su hábitat natural

Psilocybe Cubensis en su hábitat natural

Por supuesto, estos efectos son ampliamente utilizados también en el ámbito recreativo o lúdico, siendo especialmente popularizados durante el movimiento hippie de la década de 1960. Sin embargo, no deben olvidarse lo posibles usos terapéuticos o medicinales que pueden darse a estos compuestos, que como también veremos se encuentran en la actualidad en el punto de mira de la comunidad científica.

Efectos de la psilocibina

La psilocibina es un profármaco, lo que significa que es transformada en psilocina dentro del organismo, una vez ingerida. Es absorbida a través de la boca y el estómago, y sus efectos suelen mostrarse entre 10 y 40 minutos tras la ingestión, con una duración variable (2-5 horas, incluso más) que depende de factores como la dosis, la especie de seta o la propia tolerancia de cada uno. Por ello siempre se aconseja consumir una cantidad muy pequeña la primera vez y así determinar el efecto conseguido y si debe aplicarse una dosis mayor la próxima vez. Una vez absorbida, ésta es metabolizada mayormente en el hígado y convertida en psilocina, que a su vez es degradada por una enzima y convertida en metabolitos que se añaden al plasma sanguíneo. Sus efectos alucinógenos se relacionan con un efecto agonista de la psilocina con un neurotransmisor en concreto, la serotonina.

Normalmente, la tolerancia a la psilocibina se desarrolla y desaparece rápidamente; bastan unos pocos días seguidos tomando setas para notar dicha tolerancia, mientras que tras otros pocos días sin tomarlas ésta se disipará, consiguiendo de nuevo el mismo efecto que antes de desarrollarla. Es importante mencionar que varios estudios han concluido que esta sustancia no hace que se desarrolle ningún tipo de dependencia física, lo cual es siempre una buena noticia tanto para el usuario recreativo/espiritual como para el medicinal.

La terapia psicodélica utiliza sustancias alucinógenas en psicoterapia

La terapia psicodélica utiliza sustancias alucinógenas en psicoterapia

Como sucede con otras de las llamadas sustancias alucinógenas, como la mescalina o el LSD, el efecto puede ser muy distinto dependiendo de factores como el ambiente o contexto, la compañía o el estado de ánimo. Esto es algo sobre lo que los primeros psicólogos en estudiar la acción de este tipo de compuestos (como el controvertido Timothy Leary) centraron gran parte de sus investigaciones, pues pronto se dieron cuenta de la enorme importancia de lo que ellos llamaron set and setting a la hora de modular el efecto de estas sustancias. Tras sus estudios, Leary y sus colegas de Harvard concluyeron que la psilocibina aumenta la sugestibilidad del individuo, incrementando su receptividad frente a los estímulos, algo que Berge (1999) corroboró. De esta forma, factores como la dosis o el tipo de hongo serán tan importantes como el set and setting, es decir, tanto el ambiente y contexto en el que se tomen las setas, como el estado de ánimo o personal del individuo.

Efectos como una percepción “ampliada” de los colores o las formas geométricas son frecuentes en dosis bajas, dándose más bien una distorsión de la realidad y no una alucinación propiamente dicha. Se puede experimentar sensación de euforia, aunque también de depresión o letargia. A menudo, en especial en el ámbito recreativo, se refuerzan los sentimientos hacia las personas con las que se esté, creándose una especie de sinergia entre los participantes de la sesión. Al cerrarse los ojos, a menudo puede verse un carrusel de formas y colores, y puede tenerse la sensación de “ver la música y los sonidos”, lo que se conoce como sinestesia.

A menudo se habla de un viaje como de un descubrimiento de otra realidad

A menudo se habla de un viaje como de una puerta a otra realidad

Con dosis más altas el efecto es más duradero, y las distorsiones pueden dar paso a las alucinaciones, que pueden ser visuales, auditivas, táctiles... No es raro que la experiencia pase de un plano más social (como en el caso de dosis bajas) a un fase más introspectiva, más enteogénica y meditativa, con tintes místicos incluso. Puede suceder también un efecto de modulación en la percepción del tiempo, por la que el presente puede ser percibido como la eternidad, o puede tenerse la impresión de haber entrado en un bucle temporal. Por supuesto, y dependiendo de factores como los que ya hemos visto, puede darse un “mal viaje”, en el que la persona sufra de ansiedad, depresión, disforia o incluso pánico. Por ello cualquier buen psiconauta sabe cuál es el mejor momento para una sesión de este tipo, que dejará para otro momento en caso de no sentirse preparado o de ver que el ambiente no facilitará conseguir la experiencia deseada.

Psilocibina para tratar adicciones, depresión o ansiedad

El número de estudios sobre el uso de psilocibina para el tratamiento de diversas enfermedades o trastornos es cada vez mayor. Tras unos primeros intentos de investigación en los años 60, ésta se detuvo debido a las estrictas leyes sobre este tipo de sustancias, que se endurecieron desmesuradamente durante la década siguiente. No fue hasta prácticamente terminado el s. XX cuando este compuesto volvió a estar en el foco de atención de médicos e investigadores.

Psilocybe Colombiana

Psilocybe Colombiana

Si bien la psilocibina lleva usándose en determinadas culturas de manera medicinal desde hace siglos, en muchos lugares apenas existía investigación sobre ella dada su situación legal. No obstante, la moderna investigación médica es cada vez más consciente de los beneficios que puede traer su uso para tratar algunas enfermedades, especialmente al utilizar microdosis. Veamos algunos ejemplos.

Un estudio del Imperial College de Londres publicado en la revista Scientific Reports en 2017 concluyó que la psilocibina había resultado útil para el tratamiento de la depresión en pacientes con los que las terapias convencionales habían fracasado. Tras comprobar las imágenes cerebrales antes y después, se constataron una serie de cambios en la actividad de zonas cerebrales que precisamente controlan el flujo sanguíneo en la amígdala, una región implicada en el control de la ansiedad o el estrés. Según Robin Carhart-Harris, co-autor de este estudio, por vez primera pudo observarse una mejora casi inmediata en los síntomas relacionados con los estados depresivos. Utilizando conceptos informáticos, la psilocibina parece “resetear” el cerebro en casos de depresión, algo nunca visto hasta ahora.

La psilocibina cambia la actividad en el cerebro, siendo muy útil para la depresión

La psilocibina cambia la actividad en el cerebro, siendo muy útil para la depresión (Fuente: MedicalXpress)

Similares resultados consiguieron Roland Griffiths y su equipo en una investigación clínica llevada a cabo en la Universidad Johns Hopkins de Nueva York, que descubrieron que una sola dosis de psilocibina había disminuido ostensiblemente síntomas de depresión y ansiedad en un grupo de pacientes con cáncer. Sin embargo, la investigación no acaba en la depresión y la ansiedad. Otros estudios – como podéis comprobar en la bibliografía que acompaña a este artículo – han arrojado prometedores resultados a la hora de usar psilocibina para tratar adicciones a drogas, transtornos obsesivo-compulsivos o migrañas y cefaleas (parece especialmente útil para uno de los más devastadores tipos de cefalea, la cefalea en racimos).

Sin lugar a dudas, oiremos hablar de la psilocibina en el ámbito medicinal durante los próximos años, pues los resultados hasta ahora obtenidos han sorprendido incluso al más optimista de los investigadores.

Seguiremos informando!

 

Bibliografía consultada:

8 enero 2019 | Alchimia news, Setas Mágicas
2 Comments


2 comentarios en “Psilocibina: ¿Qué es y cuáles son sus efectos?

  1. David

    Me parece muy interesante el articulo, se abren nuevas puertas a la curación des de la magia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *