¿Deberías poner música a tus plantas de marihuana?

La música es una fuerza poderosa. Puede hacernos bailar, llorar, reír, relajarnos o animarnos. Si bien podemos disfrutar de la música escuchándola con nuestros oídos, las plantas podrían también disfrutar de la música al sentir su vibración. De hecho, diversos estudios indican que las vibraciones correctas que se reproducen de forma intermitente pueden ayudar al crecimiento de las plantas y, en última instancia, mejorar la calidad y la cantidad de un cultivo.

Los cultivadores de cannabis profesionales a menudo promocionan varias técnicas que los cultivadores domésticos pueden usar para obtener cogollos de la más alta calidad. En este sentido, algunos han recurrido a poner música para sus plantas de cannabis después de una serie de experimentos que correlacionan la exposición a la música con un mayor tamaño y rendimiento en una variedad de especies. Por tanto, puede que no esté de más instalar también un par de altavoces junto a tu armario de cultivo y empezar a reproducir música a todo volumen.

¿Las plantas crecen mejor cuando se exponen a vibraciones positivas?

Puede que te sorprenda saber que los analistas han estado considerando el impacto de la música en las plantas durante bastante tiempo, aunque la idea se arraigó en el apogeo del pensamiento  ‘new age’ gracias a un libro, ‘La vida secreta de las plantas’, publicado en 1973 y escrito por Christopher Bird y Peter Tompkins, un relato de las “relaciones físicas, emocionales y espirituales entre las plantas y el hombre” que ayudó a popularizar la idea. Bird y Tompkins citaron estudios científicos que sugerían que la música no solo ayuda a las plantas a crecer, sino que también tienen un nivel de conciencia y pueden responder inteligentemente a las personas.

Parte de su inspiración procede del botánico indio Dr. TC Singh, quien fue director del Departamento de Botánica de la Universidad de Annamalia (India) en los años 60. Sus experimentos consistieron en exponer plantas a ‘ragas’ (modos melódicos en la música clásica india) durante varios períodos de tiempo a lo largo del día. Hubo resultados maravillosos: procesado metabólico vegetal acelerado hasta un 200%, las cosechas de arroz fueron entre un 25 y un 60 % superiores a la media, mientras que los cacahuetes y el tabaco produjeron hasta un 50 % más que la media.

Incluso las semillas se vieron afectadas por la música, descubrió el Dr. Singh, convirtiéndose en plantas que eran más altas y con más hojas que sus hermanas. Dada toda la información que reunió, el Dr. Singh creía que las plantas respondían más a los violines. Estos resultados fueron replicados por el ingeniero canadiense Eugene Canby, que en 2007 expuso sus campos de trigo a la sonata para violín de JS Bach y experimentó un aumento del 66% en el rendimiento. Otros experimentos realizados por el botánico e investigador agrícola George Smith en Illinois también produjeron rendimientos un 40 % más altos en maíz y un 24 % más en soja con solo reproducir ‘Rhapsody in Blue’ de George Gershwin en bucle.

Portada de ‘Mother Earth's Plantasia’: un fantástico disco de 1976 compuesto específicamente para ciertas plantas, que ha ganado estatus de culto al tratarse de una de las primeras representaciones de la música electrónica. En su día, lo daban como regalo para aquellos que compraban una planta de interior en una tienda llamada «Mother Earth» en Los Ángeles
Portada de ‘Mother Earth's Plantasia’: un fantástico disco de 1976 compuesto específicamente para ciertas plantas, que ha ganado estatus de culto al tratarse de una de las primeras representaciones de la música electrónica. En su día, lo daban como regalo para aquellos que compraban una planta de interior en una tienda llamada «Mother Earth» en Los Ángeles

El rock es la música del diablo

Bien, a las plantas parece gustarles la música clásica, especialmente el violín. Pero, ¿qué pasa con otros géneros? No se trata tanto de la música. No es que las plantas tengan un gusto particular y preferencias musicales; se trata de las vibraciones. Las plantas parecen responder mejor a los sonidos en una frecuencia entre 115 y 225 Hz, correspondiente a los sonidos que se encuentran en la naturaleza.

También parecen preferir las vibraciones suaves. Como lo demuestran los experimentos con plantas realizados por Dorothy Retallack en 1973 en el Colorado Woman's College de Denver usando cámaras de control biotrónico, que involucraban tonos y música. Las plantas crecieron hacia la fuente de la música cuando se expusieron al jazz y la música clásica, pero se alejaron y murieron cuando se expusieron al rock. El estudio de Retallack encontró que las plantas se marchitaban después de escuchar a Led Zeppelin y Jimi Hendrix. Incluso mostraron daños por exceso de hidratación. Al parecer, el rock no era para nada amigable con las plantas. Sus experimentos revelaron que la música clásica india proporcionó, con mucho, los resultados más estimulantes para sus caléndulas de prueba. Eran otros tiempos.

Casi 40 años después de este experimento, en 2009, Tan Shen Mynn y Huang Shiqin, de la Universidad Nacional de Singapur, realizaron un experimento similar para estudiar los efectos de la energía del sonido en las plantas. Sus resultados concluyeron que no importa a qué tipo de música se exponga una planta (usaron Zea mays, una planta similar al maíz), cuanto más fuerte es, más abundante crece. Mientras que incluso la música heavy metal ayudó a aumentar el área de la hoja hasta en un 86,2 %, la música clásica ayudó a aumentar el tamaño de la hoja hasta en un 91,6 %. La música más alta produjo efectos positivos en la germinación de las plantas. Se cree que esto se debe a que las vibraciones ayudan a la planta a transportar agua y minerales; cuanto más fuertes sean las vibraciones, más asistencia brindarán a las plantas.

Investigadores colocando sus altavoces en medio de los cultivos para determinar la relación entre música y crecimiento (con bonus track de un bafle fotoshopeado)
Investigadores colocando sus altavoces en medio de los cultivos para determinar la relación entre música y crecimiento (con bonus track de un bafle fotoshopeado)

Música y crecimiento vegetal: una explicación quiero

Las plantas son organismos sorprendentes: sin cerebro ni sistema nervioso central, aún pueden sentir el entorno que les rodea. Debido a su incapacidad para moverse, las plantas están bajo una presión continua para lidiar con numerosas señales ambientales para su supervivencia. Por lo tanto, han desarrollado numerosos mecanismos sofisticados para utilizar esas señales para modular su crecimiento y desarrollo en el curso de la evolución. Como consecuencia de la incesante presión evolutiva, las plantas han desarrollado sensibilidad incluso hacia los factores físicos y mecánicos (p. ej., viento, lluvia, tacto), además de los conocidos estímulos bióticos y abióticos (p. ej., luz, temperatura y patógenos).

Temperatura y humedad en el cultivo de marihuana

Temperatura y humedad relativa juegan un papel importantísimo en el cultivo interior de marihuana, pues de ellas depende gran parte de la actividad de la planta. Valores desajustados de estos dos parámetros darán con un coeficiente de DPV (Déficit de presión de vapor) inválido, lo que se traducirá en un pobre desarrollo. En este artículo os explicamos cómo ajustar correctamente estos valores para que nuestras plantas gocen del mejor clima para un desarrollo espectacular.

De este mismo modo, las plantas reaccionan a las vibraciones del aire y del suelo, lo que las ayuda a protegerse de las hambrientas orugas o a ralentizar su crecimiento en zonas ventosas que podrían romper sus ramas, por ejemplo. El sonido de una oruga masticando las hojas de una planta hará que los especímenes aumenten la producción de químicos defensivos diseñados para disuadir a los atacantes. Además, las plantas pueden diferenciar entre la energía acústica que significa una amenaza y los sonidos de fuentes no amenazantes.

La teoría de que las plantas pueden escuchar está respaldada por un estudio de 2017 realizado por la Universidad de Australia Occidental, que descubrió que las plantas han desarrollado sentidos que les permiten detectar y responder a los sonidos para encontrar agua. Es decir, las plantas pueden sentir las vibraciones del sonido del agua corriente que se mueve a través de las tuberías o el suelo y moverán sus raíces hacia esos sonidos. Puede ser una explicación para comprender por qué las raíces de los árboles urbanos tiendan a colonizar las redes de saneamiento.

Lo mismo ocurre con la música, que se compone de vibraciones. Y ya sea música, el zumbido de una carretera transitada o el sonido de depredadores que se acercan, las plantas han aprendido a captar vibraciones y reaccionar de acuerdo con estas señales vibratorias. Por lo tanto, es probable que las plantas que reaccionan adversamente a la música rock agresiva lo hagan porque su composición evolutiva les ha enseñado que estas ondas de sonido de baja frecuencia representan una amenaza (los equipos industriales como los vehículos también producen ondas sonoras de baja frecuencia). Las ondas sonoras de mayor frecuencia, por otro lado, como las que se producen en la música clásica, pueden tener el efecto contrario, indicando a la planta que las condiciones son óptimas para su crecimiento y desarrollo.

¿Cómo se puede analizar este comportamiento?

La mejor teoría científica sobre cómo la música ayuda a las plantas a crecer se puede encontrar en un estudio publicado en 2014 en la revista ‘Journal of Integrative Agriculture’, que explica cómo la vibración de las ondas sonoras afecta a la planta y que proporciona una descripción general de la literatura sobre los efectos de las ondas sonoras en varios parámetros de crecimiento y diferentes etapas de su vida.

Según este estudio, las plantas transportan nutrientes, proteínas y orgánulos en sus fluidos (citoplasma) a través de un proceso llamado flujo citoplasmático. La vibración de ciertos tipos de música y sonidos puede ayudar a estimular este proceso; en la naturaleza, las plantas pueden crecer ventajosamente alrededor del canto de los pájaros o en áreas con fuertes brisas.

Otras teorías indican que la música clásica parece afectar positivamente a las plantas, mientras que las vibraciones violentas de la música, como el rock, dañan el protoplasma, un líquido incoloro dentro de una célula donde se suspenden partes esenciales como el núcleo. Cuando ese protoplasma vibra debido a las ondas de sonido, afecta la salud de una célula. Cuanto más violento es el movimiento, más estresada se pone la célula.

Por último, otros investigadores incluso teorizan que la razón de esto es que la frecuencia de la música alienta a los estomas a abrirse, los pequeños poros en las superficies de las plantas que actúan como pequeños pulmones, lo que permite una mayor ingesta de aire y nutrientes y ayuda a acomodar una mayor transpiración.

La Royal Philharmonic Orchestra, en una actuación única en nombre de la ciencia. En 2011, La orquesta de 33 miembros tocó un recital de tres horas en un auditorio repleto de vegetación para ayudar a probar la teoría de que las plantas crecen mejor cuando se toca música clásica. Nunca se conocieron los resultados, más allá de lo bien que funcionó en los medios
La Royal Philharmonic Orchestra, en una actuación única en nombre de la ciencia. En 2011, La orquesta de 33 miembros tocó un recital de tres horas en un auditorio repleto de vegetación para ayudar a probar la teoría de que las plantas crecen mejor cuando se toca música clásica. Nunca se conocieron los resultados, más allá de lo bien que funcionó en los medios

¿Debería la música inundar mi cultivo de cannabis?

Como se puede observar, y a pesar de una buena cantidad de estudios, la ciencia aún no sabe si las plantas crecen mejor con la música y, en caso afirmativo, por qué lo hacen. Si bien es indudable que encontrarás muchos jardineros que juran que sus plantas crecen mejor al escuchar el ‘Starman’ de David Bowie, todavía no hay pruebas concluyentes de que la música ayude a las plantas a crecer. De hecho, muchos botánicos han criticado los experimentos que "prueban" este hecho como pseudociencia, o científicamente defectuosos y no replicables.

Una publicación de la Universidad de California, Santa Bárbara, señala que hay tantas variables en estos experimentos que pueden no haberse tenido en cuenta adecuadamente, como la luz y el agua, la presión del aire y las condiciones del suelo. También sugieren que puede ser simplemente que no son las plantas las que se benefician de la música, ¡sino sus cuidadores! Esta también puede ser la razón por la que se dice que hablar con las plantas ayuda a su crecimiento, ya que esos cuidadores simplemente están más atentos.

Pero la idea sigue siendo plausible, al menos según el popular programa de televisión MythBusters. Abordaron este tema en 2004, instalando siete invernaderos con diferentes condiciones: uno no tenía música, otro tocaba música clásica, en otro se ponía death metal, dos tocaban grabaciones de discurso negativo y uno emitía un discurso positivo. En esta versión del experimento, ¡fue la planta de death metal la que creció mejor que el resto! La música clásica ocupó el segundo lugar, seguida por los discursos de reproducción, tanto negativos como positivos, que exhibieron un crecimiento similar. Pero fue la planta expuesta a ningún sonido la última que murió.

Empresas que se ayudan de la música en el cultivo de marihuana

Pero incluso con estos mimbres que se mueven en el terreno, algunos productores comerciales de cannabis están utilizando la música para mejorar sus cultivos y aumentar la calidad, la cantidad y las ganancias generales de sus cosechas. Aquí hay un par de marcas que trabajan para utilizar esta práctica extraña, pero aparentemente efectiva:

Con sede en Denver, Colorado, Sticky Buds tiene un ‘breeder’ cultivador que cree en la ciencia detrás de la música y el cannabis. Elias Tempton ha informado haber visto una potencia mucho mayor en los cogollos de la empresa después de que empezó a poner música clásica en el cuarto de cultivo. La música clásica, desde Chopin hasta Beethoven, ahora suena aproximadamente cinco horas al día en las plantaciones de Sticky Buds. Su cannabis es un testimonio de la teoría de que la música ayuda con la potencia del cannabis: tienen la hierba de la más alta calidad que puedes encontrar en el área de Denver.

Con base en Eugene, Oregón, SugarTop Buddery también está llevando la música de cuarto de cultivo a un nuevo escenario. Su misión es hacer crecer la escena musical local y unir el cannabis y los artistas en una comunidad de vanguardia. Es posible que te hayas topado con su canal de YouTube, donde albergan todas sus ‘jam sessions’ con nuevos grupos e intérpretes para demostrar su amor por el cannabis, e invitan a artistas locales e infundir "buenas vibraciones" a sus plantas tocando en directo.

"SugarTop Buddery presenta: ¡Serenaded Buds! Cada mes, un artista o banda les dará una serenata a estas damas para mejorar cada cosecha, infundiéndoles amor y buenas vibraciones"
"SugarTop Buddery presenta: ¡Serenaded Buds! Cada mes, un artista o banda les dará una serenata a estas damas para mejorar cada cosecha, infundiéndoles amor y buenas vibraciones"

Music for the people

La música es alimento para el alma, pero ¿es también alimento para las plantas? Seguimos esperando una respuesta definitiva. Pero independientemente de si poner música realmente ayuda o no al crecimiento de las plantas de cannabis, ¡al menos no puede hacerles mal! Al menos mientras no coloques la planta justo al lado de un altavoz y lo subas al máximo.

La música tiene muchas forma de emocionarnos. En todas las culturas y especies, los organismos reaccionan a la música de maneras que pueden reducir el estrés, mejorar la salud y aumentar el crecimiento. Entonces, no sorprende que la música tenga los mismos efectos en las plantas. Pero, aunque la mayoría de los científicos hoy en día siguen divididos sobre el tema, el hecho es que poner música a tus plantas de cannabis es, ante todo, una demostración de amor y cuidado, y simplemente eso ya es un método comprobado para estimular su crecimiento.

¿Qué opinas sobre la creencia y la ciencia detrás del uso de la música para ayudar a tus plantas de marihuana a crecer? ¿Utilizas música clásica para las plantas (u otra música para ayudar a estimular el crecimiento)? ¡Háznoslo saber en los comentarios!

----

Referencias:

  • Advances in Effects of Sound Waves on Plants. Reda Hassanien, Tian-zhen Hou, Yu-feng LI, Bao-ming LI.
  • Exposure to Sound Vibrations Lead to Transcriptomic, Proteomic and Hormonal Changes in Arabidopsis. Ritesh Ghosh, Ratnesh Chandra Mishra, Bosung Choi, Young Sang Kwon.

Los artículos publicados por Alchimiaweb, S.L. están reservados a clientes adultos. Recordamos a nuestros clientes que las semillas de cannabis no figuran en el catálogo de la Comunidad Europea. Son productos destinados a la conservación genética y al coleccionismo, en ningún caso al cultivo. Está estrictamente prohibido germinarlas en algunos países, a excepción de las autorizadas por la Unión Europea. Recomendamos a nuestros clientes no violar la ley de manera alguna y no nos hacemos responsables de su uso.

Comentarios en “¿Deberías poner música a tus plantas de marihuana?” (1)

avatar

Pako És cliente de Alchimia 08-11-2022
Muy buen artículo 👍

Alchimia Staff

Ruben Alchimia 10-11-2022

Alchimia Staff

Ruben Alchimia 10-11-2022

Hola Paco, 

Gracias por darnos tu opinión, felices cultivos !!

 

Dudas de envíos y pagos

Las dudas relativas a los envíos y pagos las podéis consultar en los apartados de gastos de envío y Sistemas de pago

Quieres dar tu opinión sobre "¿Deberías poner música a tus plantas de marihuana?" o preguntar sobre ese post?

Ojo, se publica!

Asegúrate de que es un email válido. No se publica

Sobre este Blog cannábico

El presente blog es el blog oficial del Grow Shop Alchimia. Este blog está dirigido exclusivamente a mayores de 18 años.

Para comprar material para el autocultivo de cannabis puedes consultar nuestra catálogo de semillas de marihuana, grow shop y parafernalia


Suscríbete al blog

¿Quieres recibir todas las novedades, noticias y curiosidades sobre el mundo del cultivo?

Cyber Days: ¡Última oportunidad!
keyboard_arrow_up