Cultivo de Zombie Kush de Ripper Seeds

Hoy os presentamos un seguimiento de cultivo de Zombie Kush, una variedad de cannabis feminizada desarrollada por los chicos de Ripper Seeds que destaca tanto por su vigoroso crecimiento como por una espectacular producción de resina.

Al empezar este cultivo, las semillas de la genética Zombie Kush de Ripper Seeds compartieron el espacio de cultivo, un armario casero de 1 x 1.1 x 1.2 metros, con un par de plantas automáticas que se encontraban a mitad de su ciclo, por lo que tuvieron que adaptarse desde el inicio a un fotoperiodo de 20/4, cosa que realizaron sin problema alguno. El sistema de iluminación utilizado fue un panel LED 250W Full Spectrum, de manera que nos ahorramos problemas de calor en el reducido espacio de cultivo.

Veamos en detalle cómo se desarrollaron nuestras plantas en este ambiente.

Zombie Kush de Ripper Seeds

Zombie Kush de Ripper Seeds

Crecimiento de Zombie Kush de Ripper Seeds

Como hemos mencionado, las semillas fueron germinadas y puestas directamente bajo un fotoperiodo de 20 horas diarias de luz seguidas de otras 4 horas de completa oscuridad. El crecimiento durante las primeras dos semanas fue espectacular, de manera que en muy poco tiempo podríamos sacar unos cuantos clones de nuestras plantas. Éstas se desarrollaban con el típico patrón de crecimiento de los híbridos de marihuana con dominancia Indica.

Los fertilizantes usados durante esta etapa fueron Greenhouse Powder Feeding, Aptus Regulator y pequeñas cantidades de StartBoost. Esta combinación de nutrientes funcionó de maravilla y las plantas jamás mostraron signos de exceso o carencia de nutrientes, creciendo sanas y exuberantes y con un bonito color verde.

Los clones enraizaron sin problema

Los clones enraizaron sin problema

Puesto que también queríamos probar esta variedad en cultivo de exterior, cortamos 4 clones de nuestras plantas de interior y los pusimos a enraizar. Para ello no se utilizó ningún tipo de hormona o gel de enraizamiento, y en 10 días empezaron a verse raíces emergiendo de los cubos de lana de roca donde estaban los esquejes. Así, y una vez teníamos clones, dejamos uno de ellos en el armario de cultivo interior y sacamos la madre bajo el sol.

La planta madre desprendía un fuerte olor ya en periodo vegetativo. En cuanto las condiciones climáticas exteriores lo permitieron, fue trasplantada a un Smart Pot de gran tamaño y puesta en el jardín exterior. Para alimentarla usamos también Powder Feeding de Greenhouse y Regulator de Aptus. Debe destacarse que la madre de Zombie Kush fue puesta en exterior al mismo tiempo que otras madres que habían sido germinadas, clonadas y trasplantadas en las mismas fechas, siendo la más vigorosa de todas ellas.

Plantas sanas listas para florecer

Plantas sanas listas para florecer

Floración de Zombie Kush de Ripper Seeds

Uno de los aspectos más llamativos durante los primeros días de floración fue la temprana producción de resina que mostró esta variedad. En efecto, los tricomas empezaron a cubrir los cogollos y sus pequeñas hojas en cuanto éstos empezaron a desarrollarse, así como las hojas más grandes. Sin lugar a dudas, la planta se mostraba ya como una firme candidata para realizar la extracción de hachís. El olor que desprendían las plantas al inicio de esta fase era también espectacular y muy intenso.

Hicimos un severo cambio en la nutrición de las plantas como prueba para observar su tolerancia a desequilibrios nutricionales. Mientras que la Zombie Kush permaneció impasible a dichos cambios, el desarrollo de otras variedades que teníamos se vio seriamente comprometido – como por ejemplo una genética Diesel – por lo que pudimos comprobar de primera mano lo resistente que puede ser esta variedad y los buenos resultados que sin duda dará a los cultivadores noveles.

Espectacular producción de resina

Espectacular producción de resina

Tras observar la reacción de algunas de las plantas, nos dispusimos a realizar un profundo lavado de raíces de todas ellas. Dejamos a la Zombie Kush durante unos días más (un total de 3 semanas de lavado final de raíces) para asegurarnos el mejor sabor posible. El agua utilizada para el lavado se hervía y filtraba a través de un filtro de carbón activo de 25 micras previamante a su uso.

Durante esta fase de lavado la planta adquirió unos maravillosos colores otoñales, y las hojas más grandes eran de color violeta-negro en el momento de la cosecha. El olor era muy intenso e incluso las hojas grandes estaban recubiertas de tricomas, por lo que fueron guardadas para la producción de concentrados como el budder.

Cosecha de Zombie Kush de Ripper Seeds

Zombie Kush a punto de ser cosechada

Zombie Kush a punto de ser cosechada

La Zombie Kush fue cosechada tras 9 semanas de floración. Secamos las plantas durante 12 días y procedimos al manicurado de los cogollos. Éstos fueron puestos a secar durante unos días más y finalmente envasados en tarros de cristal. Los cogollos eran espléndidos, totalmente cubiertos de resina. En total se cosecharon 38 gramos de cogollos secos, una cifra que nos dejó realmente contentos más aún teniendo en cuenta que era la primera vez que la cultivábamos.

Una vez secos, los cogollos desprendían un intenso olor que claramente relacionamos con la genética Kush, matizado con notas dulces y florales en un trasfondo terroso. El efecto es fuerte y relajante, ideal para poner de buen humor y olvidarse de los problemas.

Si quereis probar una variedad Kush fácil de cultivar, con un sabor excelente y abundantes cosechas sin duda os recomendamos la Zombie Kush!

Felices cultivos!

0 Comment


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *