Cómo aprovechar los restos de la cosecha de marihuana

Si bien el objetivo del cultivo de cannabis es producir cogollos resinosos, estéticos y potentes, que resulten en una experiencia de fumar placentera y efectiva, hay muchas otras partes de la planta que a menudo se dejan sin usar y se desechan, incluidos los tallos, las hojas y las raíces. Si bien es posible que estos componentes no sean la parte más deseada de la planta, en vez de ir directamente a la basura se pueden usar de varias maneras para garantizar que obtengas el máximo provecho de tu cultivo.

Reutilización de las hojas del cannabis

Una de las partes más infravaloradas (injustamente) durante el proceso de poda y manicurado son las hojas de abanico y de azúcar. Sin embargo, ambos tipos de hojas se pueden reutilizar una vez que se haya cosechado la planta.

  • Hojas de azúcar: son hojas pequeñas que se forman alrededor del cogollo de la planta y generalmente están recubiertas de resina. De ahí que reciban este nombre, ya que les da un aspecto de tener azúcar espolvoreado por encima. Debido a la concentración de tricomas en las hojas de azúcar, son ideales para producir extractos cannábicos como ‘bubble hash’, kief, hachís o mantequilla de cannabis para su uso en distintas recetas.
  • Hojas de abanico: las hojas más grandes que sobresalen de la planta se denominan así por su forma distintiva y sirven como fuente principal para capturar la energía del sol, tendiendo a estar en mayor cantidad en las variedades sativa. Estas hojas no contienen altos niveles de cannabinoides, pero son excelentes para hacer zumos, preparar tés y son de especial interés para las personas que buscan producir cremas y ungüentos.

Las hojas de azúcar son aquellas que rodean a los cogollos y cuya concentración de tricomas hacen que parezcan que están glaseadas
Las hojas de azúcar son aquellas que rodean a los cogollos y cuya concentración de tricomas hacen que parezcan que están glaseadas

Té de hojas de marihuana

Tal vez el uso más evidente de las hojas de marihuana sea hacer un punto de libro o usarlas de decoración, y es que su particular forma es un regalo para la vista. Pero para hacer té con ellas, solo deberás seguir unos sencillos pasos:

  1. Pon una cacerola con agua al fuego y añade las hojas para que hiervan a fuego lento durante 30 minutos.
  2. Añade media cucharada de aceite de coco o una pizca de leche entera; y condimenta al gusto con miel, limón o menta. Las grasa es capaz de absorber los cannabinoides presentes, haciendo que el té resultante sea más potente de lo que sería solo con agua.
  3. Filtra con un colador o gasa fina para quitar los restos vegetales

Ya tienes una bebida repleta de propiedades terapéuticas. Y es que las hojas de la marihuana, aunque en menor medida, también contienen cannabinoides y terpenos que podemos aprovechar con este delicioso té de cannabis hecho a medida.

Hay quienes también utilizan las hojas para aderezar ensaladas y elaborar zumos a base de cannabis, recetas que también nos permiten disfrutar de las propiedades de la planta. Sin embargo, su contenido en THC es muy bajo, por lo que no causaría efecto psicoactivo. Aunque a cambio, las hojas te ayudarán a limpiar el cuerpo de toxinas, a la vez que producen un efecto antienvejecimiento. Incluso se ha demostrado que sus propiedades antioxidantes protegerían las células del cerebro, ya que el cannabis fresco aportaría la cualidad de neuroprotector.

Compost casero a base de hojas de marihuana

Si no eres muy fan del té ni de los zumos ‘detox’, también puedes añadir las hojas a tu compost casero y aprovechar así sus nutrientes para un futuro cultivo, reduciendo el uso de fertilizantes químicos. Puedes agregar tanto las hojas de la marihuana como sus ramas y evitarás generar basura donde, en realidad, hay una fuente de vida.

El compost casero es, con mucho, la forma más sencilla de obtener un cultivo puramente orgánico. Lo cierto es que la propia naturaleza nos ofrece una excelente tierra para el cultivo de marihuana, pero esta necesita ser enriquecida en la mayoría de los casos, ya sea porque estamos cultivando en interior o porque la tierra necesita nutrientes adicionales para optimizar el crecimiento de las plantas.

El compost se está volviendo cada vez más popular, ya que puede ayudar en gran medida a las plantas a alcanzar su máximo potencial. Por eso se le conoce como el 'oro negro' de los cultivadores más avezados
El compost se está volviendo cada vez más popular, ya que puede ayudar en gran medida a las plantas a alcanzar su máximo potencial. Por eso se le conoce como el 'oro negro' de los cultivadores más avezados

Mantequilla de marihuana con las hojas de azúcar

Ahora que ya has aprovechado las grandes hojas en forma de abanico, puedes ir a por las hojas de azúcar. Estas hojas son ricas en cannabinoides y resultan ideales para elaborar una deliciosa mantequilla de marihuana. Debido a la naturaleza liposoluble de los cannabinoides, es decir, que se disuelven en la grasa, podemos aprovechar al máximo las propiedades de la planta añadiendo esta mantequilla a nuestras recetas.

Eso sí, antes deberás descarboxilarlas, es decir, calentarlas un poco para activar sus cannabinoides y sacar el máximo provecho a sus propiedades terapéuticas y psicoactivas. Para ello deberás cortar las hojas o triturarlas en una batidora y extenderlas sobre una bandeja de horno a 100 ºC. Déjalas hornear durante 40 minutos.

Descarboxilación del cannabis: qué es y cómo se hace

Hoy vamos a profundizar en el proceso de descarboxilación del cannabis, por el que los cannabinoides pierden su forma ácida y "activan" muchas de sus propiedades. Se trata de un proceso indispensable para que, a la hora de elaborar comestibles cannábicos, éstos tengan el efecto deseado, así que es un paso básico para poder preparar recetas de la mejor calidad.

Ahora ya puedes preparar mantequilla a base de cannabis:

  1. Coloca en una olla 300 ml de agua, 250 gramos de mantequilla previamente derretida y mezclalas.
  2. Añade tus hojas de azúcar (trituradas y descarboxiladas) y pon la olla a hervir a fuego lento durante 8 horas.
  3. Durante este tiempo, ves añadiendo unos 50 ml de agua a cada hora, para evitar que se deshidrate. Remueve la mezcla y asegúrate de que no hierve demasiado.
  4. Cuela la mezcla con una estopilla hasta obtener un líquido viscoso de coloración verdosa.
  5. Vierte el líquido en uno o varios recipientes de vidrio, ciérralos y colócalos en la nevera. Esto permitirá que la mantequilla solidifique y adquiera el color verde claro característico de esta preparación.

A la hora de preparar recetas con ella debes tener en cuenta que, al contrario de otros preparados mencionados en esta lista, la mantequilla con hojas de azúcar sí contiene el suficiente THC para provocar efectos psicoactivos. Esto le convierte en un ingrediente ideal para preparar menús de lo más divertidos.

A la hora de utilizar las hojas de azúcar para consumir, usa las que estén más verdes y no tengan síntomas de exceso o carencia de nutrientes
A la hora de utilizar las hojas de azúcar para consumir, usa las que estén más verdes y no tengan síntomas de exceso o carencia de nutrientes

Reutilización de los tallos de la marihuana

Antes de preguntar si puedes fumarte los tallos, ten en cuenta que contienen muy poco THC, el cannabinoide responsable del "subidón" de la marihuana. Así que fumar tallos te traerá mucho más riesgo que beneficio: es más probable que tosas excesivamente o experimentes dolor de garganta si agregas tallos a la mezcla de una canuto.

Sin embargo, durante siglos, los tallos de las plantas de cáñamo, la variedad del cannabis con un bajo porcentaje de THC, se han utilizado por sus cualidades fibrosas, para hacer papel, cuerdas, velas para barcos, uniformes y casi todo lo que puedas imaginar que ahora se hace con fibras sintéticas (¡ay, el maldito naylon!). De hecho, el cáñamo ha sido uno de los cultivos más importantes para el desarrollo de la civilización humana en la antiguedad. Y tú también puedes aprovechar los tallos de la marihuana que ha producido la cosecha para elaborar materias varias.

Papel de cannabis

Aunque pueda ser algo laborioso, los tallos de la marihuana pueden convertirse en papel y ayudar a reducir la tala de árboles en el planeta. Todo lo que necesitas es una mosquitera grapada a un marco de madera para tener una superficie plana donde colar la pulpa de los tallos y una licuadora.

¿Quieres ayudar a salvar el planeta? Sigue los pasos a continuación:

  1. Introduce una mezcla de tallos y papel en igual proporción (1:1) en la licuadora y añade agua de forma que puedas remover la mezcla con facilidad.
  2. Echa la papilla resultante sobre la mosquitera y deja que el agua sobrante se cuele para obtener la pulpa.
  3. Mueve el marco de la mosquitera con suavidad para repartir la pulpa de forma uniforme y obtener una lámina cuadrada de papel.
  4. Déjala drenar durante 24 horas y luego cuelga el papel para que se seque.

Ya tienes una lámina de papel hecha con los tallos de tu cosecha, ¡aprovéchala!

Textiles con los tallos

Si no necesitas papel de dibujo y prefieres el ordenador para escribir, también puedes aprovechar los tallos para elaborar cordel y usarlo en múltiples ocasiones. Para convertir los tallos en tejido es necesario despojarlos de su fibra exterior, lo cual recibe el nombre de descortezamiento. Frota los tallos con los dedos para separar sus fibras en filamentos individuales, luego retuerce los filamentos y verás qué cordeles más resistentes forman.

Tallo de cannabis que muestra las fibras
Tallo de cannabis que muestra las fibras

También, para aquellos que son conscientes de los efectos negativos para la salud del uso de un encendedor (gases de butano), las mechas de cáñamo son una excelente alternativa, y puedes crear fácilmente las tuyas usando tallos de cannabis. Para ello, pela los tallos con unas tijeras o una cuchilla afilada hasta obtener unas fibras largas y resistentes. Luego, gíralas entre ellas para formar una cuerda, doblándolas y torciendo con fuerza. Una vez que haya girado hasta que no puedas más, sumerge la cuerda en un poco de cera de abejas y déjala secar. Ya tienes tu propia mecha para encender los canutos o para hacerte una vela con cera derretida, para esas ocasiones románticas donde conquistar a tu pareja. O para cuando nos tengamos que iluminar a mano cuando nos corten el gas, que también podría pasar.

Té a base de tallos

Si las manualidades no son lo tuyo y prefieres volver al té, te alegrará saber que también puede prepararse esta rica bebida a base de tallos. Eso sí, no te olvides de descarboxilarlos. Pon el horno a calentar a 110 °C y hornea los tallos durante 60 minutos. Ahora ya puedes preparar un delicioso té con ellos.

Coloca una olla con agua al fuego y añade los tallos cortados. Añade una cucharadita de aceite de coco y déjalo hervir a fuego lento durante 7-8 minutos. Luego cuela los tallos. Ya tienes un té exquisito de fuerte sabor que puedes aderezar al gusto para lograr una receta única con la que impresionar a tus invitados.

Mantillo para tu jardín

Puedes usar una astilladora de madera para romper los tallos y crear mantillo. Luego puedes agregar este mantillo a tu pila de compost o devolverlo a tu jardín. El mantillo solo debe aplicarse en cultivos con suelos vivos para garantizar que se descomponga con el tiempo y se convierta en alimento y en un nuevo hábitat para los insectos beneficiosos. También ten en cuenta que nunca querrás usar plantas que hayan tenido enfermedades o infestaciones; es probable que propaguen esa enfermedad a través del mantillo.

Todo lo que sale de la tierra puede volver a la tierra para cerrar el ciclo del reciclaje
Todo lo que sale de la tierra puede volver a la tierra para cerrar el ciclo del reciclaje

Pero si te han parecido útiles los tallos de esta planta, espera a ver cómo puedes aprovechar su raíz.

Reutilización de las raíces del cannabis

Si bien no se reutilizan tan comúnmente como los tallos y las hojas, las raíces de cannabis también tienen un propósito después de la cosecha. De hecho, las raíces de cannabis se ha usado en medicina desde el año 2.700 a.c, sobre todo en la cultura china. Estas raíces se elaboraban y usaban para tratar el dolor, la gonorrea e incluso las hemorragias durante el embarazo. Otras culturas también han utilizado la raíz de cannabis para tratar diversas afecciones, como fiebres, heridas, úlceras y abscesos, así como dolores ciáticos y articulares.

Raíces para la piel, elaboración de cremas tópicas

Así que si te gusta preparar tus propias cremas en casa para tratar alguno de estos síntomas, puedes aprovechar las raíces sobrantes de tu cosecha para elaborar una crema tópica. Para ello, deberás picar las raíces y molerlas hasta obtener un polvo homogéneo. Utiliza este polvo de raíz de cannabis para mezclar con líquido o grasas para la elaboración de cremas y aceites caseros, para sacar el máximo partido a las propiedades terapéuticas de la marihuana a través de tu piel.

Otros brebajes con raíz de marihuana

Además, también pueden utilizarse para hacer un té repleto de propiedades terapéuticas, como el alivio de los calambres en articulaciones, alivio para la gota y otros dolores similares. Además de té, se puede crear una especie de cerveza casera con la raíz. Para ello, se cuece su polvo con algo que le dé aroma (canela en rama, anís…) en una olla de barro durante 12 horas. Tras ello, se enfría, se cuela y se bebe. Es más, si se vuelve a hervir después de ello se obtiene una sustancia de color oscuro que sirve para hacer tintura.

Puede ser difícil quitar el sustrato adherido a las raíces, por lo que usar las raíces del cultivo hidropónico puede ser más efectivo
Puede ser difícil quitar el sustrato adherido a las raíces, por lo que usar las raíces del cultivo hidropónico puede ser más efectivo

Y un uso menos convencional... Pólvora!

No solo se pueden consumir las raíces del cannabis. A lo largo de la historia las diferentes civilizaciones han dado otros usos a este material que podía parecer un desecho, pero nada más lejos de la realidad. Los antiguos chinos, además de sus propiedades medicinales, supieron ver en él un componente de la pólvora. Así, de acuerdo a viejos documentos, una vez secadas, molidas y tostadas, las raíces del cannabis se mezclaban con las del bambú, resina de pino y otras sustancias. Con ello creaban munición para armas tan variopintas como catapultas explosivas y una especie de granadas de mano.

Hasta aquí la lista de aplicaciones de una cosecha llena de posibilidades. Esperamos que alguna te haya inspirado para practicarla en casa (salvo lo de las catapultas y granadas, no vayamos a tener un disgusto) y puedas sacar el máximo provecho al esfuerzo y paciencia que has invertido en tus plantas. ¡Manos a la obra!


Los artículos publicados por Alchimiaweb, S.L. están reservados a clientes adultos. Recordamos a nuestros clientes que las semillas de cannabis no figuran en el catálogo de la Comunidad Europea. Son productos destinados a la conservación genética y al coleccionismo, en ningún caso al cultivo. Está estrictamente prohibido germinarlas en algunos países, a excepción de las autorizadas por la Unión Europea. Recomendamos a nuestros clientes no violar la ley de manera alguna y no nos hacemos responsables de su uso.

Comentarios en “Cómo aprovechar los restos de la cosecha de marihuana” (0)

Dudas de envíos y pagos

Las dudas relativas a los envíos y pagos las podéis consultar en los apartados de gastos de envío y Sistemas de pago

Quieres dar tu opinión sobre "Cómo aprovechar los restos de la cosecha de marihuana" o preguntar sobre ese post?

Ojo, se publica!

Asegúrate de que es un email válido. No se publica

Sobre este Blog cannábico

El presente blog es el blog oficial del Grow Shop Alchimia. Este blog está dirigido exclusivamente a mayores de 18 años.

Para comprar material para el autocultivo de cannabis puedes consultar nuestra catálogo de semillas de marihuana, grow shop y parafernalia


Suscríbete al blog

¿Quieres recibir todas las novedades, noticias y curiosidades sobre el mundo del cultivo?

keyboard_arrow_up