“Hashishene”, el nuevo terpeno de la marihuana

Los terpenos y el hachís

Como sabemos, los terpenos son los responsables del sabor y fragancia de la gran cantidad de especies vegetales que los producen. Se trata de una amplia clase de hidrocarburos orgánicos derivados del isopreno que conforman el grueso de las resinas y aceites esenciales de las plantas, dándoles sus característicos sabores y olores. Son también llamados terpenoides cuando han sufrido un proceso de oxidación o re-estructuración química. Como también sabemos, muchos de los terpenos del cannabis poseen efectos de gran valor medicinal.

A medida que la floración de la planta de marihuana avanza, más y más terpenos son secretados en las cabezas de los tricomas, de manera que el perfil de terpenos de la planta va variando conforme ésta madura. Lo mismo sucede al secar y curar la yerba una vez cosechada, la oxidación y parcial descarboxilación a la que está sometida durante estos procesos hace que su rango de terpenos varíe con el tiempo. Unos terpenos se degradarán más rápidamente que otros, así que el ratio en relación a los más de 100 terpenos hallados en el cannabis sufrirá variaciones a no ser que la yerba esté envasada al vacío y perfectamente conservada. Esto explica cómo el sabor y olor de una variedad de marihuana en concreto va evolucionando a lo largo del secado y el curado.

Distintas muestras de hachís

Distintas muestras de hachís

Bien, cualquier aficionado a las extracciones se habrá dado cuenta que, al concentrar la materia vegetal de una variedad en concreto, el extracto resultante pierde gran parte del sabor y olor característicos de la marihuana del que procede, teniendo todos los concentrados un sabor mucho más parecido entre sí que el mostrado por las distintas yerbas utilizadas. Esto sucede especialmente al usar materia vegetal seca para la extracción, pues como hemos visto en nuestros artículos sobre las técnicas Fresh Frozen o Fresh Chilled los concentrados poseen un sabor mucho más fiel al de la yerba en vida cuando la materia vegetal procesada es en fresco, sin secar. De alguna manera, el hecho de aislar y concentrar los tricomas nos lleva a restringir en gran medida el abanico de terpenos, que no deja de representar la “personalidad” propia de cada muestra. Pero, ¿por que sucede este fenómeno?

Estudio sobre el beta-mirceno y el “Hashishene”

Un estudio publicado a finales de 2014 por Jean-Jaques Filippi, Marie Marchini, Céline Charvoz, Laurence Dujourdy y Nicolas Baldovini (“Multidimensional analysis of cannabis volatile constituents: Identification of 5,5-dimethyl-1-vinylbicyclo[2.1.1]hexane as a volatile marker of hashish, the resin of Cannabis sativa L.“) parece haber dado con la respuesta a esta cuestión en la degradación de un terpeno en particular, que produciría a su vez un inusual monoterpeno (5,5-dimetil-1-vinilbiciclo[2.1.1]hexano) que sería el responsable del “sabor a hachís” tan característico en la mayoría de extracciones de resina elaboradas a partir de yerba seca y oxidada. Los cinco investigadores proponen en su estudio un nombre para este particular monoterpeno, que no podía ser otro que “hashishene“. Pese a que la restructuración del mirceno en 5,5-dimetil-1-vinilbiciclo[2.1.1]hexano había sido ya identificada por Robert S.H. Liu y George S. Hammond en 1965 (patente US 3380903 A), este fenómeno no se había observado antes en muestras de hachís.

Marihuana y hachís presentan distintos terpenos

Marihuana y hachís presentan distintos terpenos

Los constituyentes volátiles de las muestras empleadas para llevar a cabo este estudio (flores frescas, secas y hachís) fueron investigados con técnicas de microextracción en fase sólida (HS-SPME) y de cromatografía de gases (GC-MS, GC×GC-MS), mostrando claras diferencias en el perfil de terpenos entre las muestras de yerba y de hachís, principalmente como resultado de un proceso de foto-oxidación que ocurre durante el secado de la materia vegetal y el proceso de extracción. Así, las muestras de hachís analizadas mostraron contener considerables cantidades de un raro monoterpeno, proveniente de la degradación (re-estructuración) del mirceno. Más aún, los investigadores piensan que este monoterpeno es casi exclusivo de las plantas de cannabis, por lo que proponen bautizar a este terpeno (todavía sin nombre) como “hashishene”.

Veamos con un poco más de detalle qué es el mirceno (o beta-mirceno) y como se degrada en hashishene.

¿Qué es el beta-mirceno?

Mirceno

Mirceno

El beta-mirceno es un hidrocarburo natural (7-Metil-3-metileno-1,6-octadieno), más concretamente uno de los monoterpenos más importantes hallados en el cannabis (aunque se encuentra presente en otros vegetales como el lúpulo, el perejil o el laurel) y extensamente utilizado en la fabricación de perfumes y colonias debido a su placentero aroma, aunque es inestable en contacto con el aire y tiende a polimerizar. Su nombre proviene de la Myrcia sphaerocarpa, una planta medicinal originaria de Brasil con altos contenidos en mirceno.

El mirceno actúa también como precursor de otros terpenos, ayudando en su formación y potenciando sus propiedades antibióticas. Se cree que juega un rol muy importante en los efectos del cannabis sobre el usuario. Un estudio de 1997 (Suiza) demostró que el mirceno era uno de los terpenos más comunes entre 16 variedades de marihuana, llegando a significar el 50% del contenido en terpenos de determinadas muestras.

El mirceno cambia la permeabilidad de las paredes celulares, permitiendo una más eficiente absorción de cannabinoides por parte del cerebro, y modulando así el efecto de una forma similar al CBD. Se cree también que el mirceno potencia los efectos de THC, CBD y CBG.

Las aplicaciones medicinales del mirceno son numerosas: reduce dolor y relaja los músculos, posee propiedades antidepresivas, anti-inflamatorias, anti-microbianas, antisépticas, antioxidantes y anti-cancerígenas.  Frena el crecimiento de bacterias e inhibe la mutación en las células, un aspecto crucial en la lucha contra el cáncer. Reduce los espasmos musculares e incluso es utilizado en casos de psicosis por su potente efecto calmante.

Su aroma es complejo, terroso, balsámico y especiado, con notas a uva, melocotón, vainilla, yerba, madera y pimienta. Tanto el olor como el sabor se disipan a elevadas temperaturas.

Beta-mirceno:

  • Nombre: 7-Metil-3-metileno-1,6-octadieno
  • Fórmula: C10H16
  • Peso molecular: 136.23404 g/mol
  • Punto de descarboxilación: 115-145°C (239-293°F)
  • Punto de ebullición: 168°C (334°F, 442ºK)
  • Presión crítica: 2421.88 kPa
  • Dosis letal: >5g/kg

Usos terapéuticos del mirceno:

  • Analgésico – Disminución del dolor
  • Antibacteriano – Frena el crecimiento bacteriano
  • Anti-diabético – Mitiga los efectos de la diabetes
  • Anti-inflamatorio – Reducción sistémica de las inflamaciones
  • Anti-Insomnio – Ayuda a tratar trastornos del sueño
  • Anti-Proliferativo/Anti-Mutagénico – Inhibe mutación en células, incluídas las cancerígenas
  • Anti-psicótico – Efecto relajante, calma los síntomas de la psicosis
  • Anti-espasmódico – Reduce espasmos musculares
Molécula de mirceno

Molécula de mirceno

El hashishene como re-estructuración del beta-mirceno

Sabemos que el cannabis contiene altas concentraciones de mono y sesquiterpenos; alfa y beta-pineno, beta-mirceno y limoneno son los monoterpenos más comunes, mientras que los sesquiterpenos predominantes son el beta-cariofileno y el alfa-humuleno. 7 de las 10 muestras empleadas para este estudio contenían grandes cantidades de beta-mirceno (19,5-28,7%) pero, ¿qué sucedió con las muestras de hachís?

Tras una primera serie de análisis, los investigadores hallaron cantidades considerables de un monoterpeno muy poco común (5,5-dimetil-1-vinilbiciclo[2.1.1]hexano) eluyendo antes que el alfa-pineno. Este descubrimiento fue sorprendente, pues este compuesto sólo había sido aislado una vez antes de este estudio – aunque fue identificado por vez primera en la especie Boswellia – y había sido como constituyente del aceite esencial de Mentha cardiaca L.

En una segunda serie de análisis, el hashishene fue hallado en prácticamente todas las muestras de hachís entre los constituyentes apolares más abundantes (1,1-19,4%), mientras que fue detectado (en caso de serlo) en cantidades ínfimas en las muestras de materia vegetal. Un total de 186 constituyentes fueron identificados en este estudio.

El hachís presenta altas concentraciones en hashishene

El hachís presenta altas concentraciones en hashishene

Antes de este estudio, el beta-mirceno había sido ya considerao como uno de los constituyentes volátiles más abundantes en el cannabis, siendo propuesto como marcador específico para la marihuana. De acuerdo con las conclusiones de este estudio, la presencia de hashishene estaría directamente relacionada con la de beta-mirceno en las muestras de cogollos de marihuana frescos. Los investigadores proponen que la exposición a la luz solar podría ser una de las causas directamente relacionadas con la re-estructuración del mirceno en hashishene, apoyando así la teoría del origen fotolítico del hashishene.

Todas las muestras de hachís mostraron una mayor diversidad en terpenos oxigenados que las de cogollos, y muchos de los alcoholes, aldehídos y acetonas halladas en ellas estarían relacionadas con los hidrocarburos presentes en la materia vegetal. Observaron que muchos derivados oxigenados provenían de hecho de los terpenos iniciales, más concretamente de un proceso de foto-oxidación de estos últimos. De esta manera, la foto-oxidación de los terpenos llevaría a la formación de hidroperóxidos alílicos, que pronto generarán alcoholes al perder un átomo de oxígeno.

Síntesis de hashishene a partir de mirceno con luz UV

Síntesis de hashishene a partir de mirceno con luz UV

Otros compuestos volátiles encontrados en una amplia proporción en las muestras de hachís fueron derivados del cariofileno y el humuleno (ambos sesquiterpenos) además de alcanos, ésteres, ácidos grasos o alcoholes, todos ellos provenientes de un proceso de isomerización, deshidratación, ciclización y foto-oxidación provocado durante la fabricación de hachís.

Los investigadores proponen renombrar el monoterpeno 5,5-dimetil-1-vinilbiciclo[2.1.1]hexano – una re-estructuración fotolítica del beta-mirceno – como “hashishene” debido a su escasa presencia en otros aceites esenciales y su gran abundancia en el hachís.

Hashishene:

  • Nombre: 5,5-dimetil-1-vinilbiciclo[2.1.1]hexano
  • Fórmula: C10H16
  • Peso molecular: 136.234 g/mol
  • Punto ebullición: 161°C (321°F, 434ºK)
  • Presión crítica: 3022.28 kPa
Las extracciones con material fresco producen mucho menos hashishene

Las extracciones con material fresco producen mucho menos hashishene

Podéis consultar el estudio completo en análisi completo de los terpenos del cannabis.

13 febrero 2016 | Cannabinoides y terpenos
2 Comments


2 comentarios en ““Hashishene”, el nuevo terpeno de la marihuana

  1. Jorsh

    Hola q tal, me gustaria ver algunos articulos científicos del tema de las extracciones soy un futuro científico amante de la sativa como dice randy jajaja saludos

    1. Sweed Alchimia

      Hola Jorsh,
      Como futuro científico deberías saber que hoy en día es complicado hacer estudios sobre una planta considerada ilegal en la mayoría de países…
      En Google académico se pueden encontrar algunos de los pocos estudios realizados sobre el tema.
      Gracias por confiar en Alchimia.
      Suerte y saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *