Cultivo de cobertura, abonos verdes y mulching

En la naturaleza, es raro encontrar suelo desnudo, expuesto a la intemperie. Excepto por la intervención humana o animal y los cataclismos como deslizamientos o incendios forestales que lo despojan temporalmente, el suelo natural siempre está cubierto de algún tipo de vegetación. Y si somos jardineros que tratan de mantener un huerto limpio, seremos muy consciente de esto, ya que no importa cuánto intentemos mantener alejadas las malas hierbas, ellas siguen regresando para colonizar el suelo desnudo. Esto se debe a que la tierra viva necesita que las plantas crezcan en ella para poder mantenerse con vida, es simplemente la forma en que la naturaleza mantiene la tierra en una salud óptima, ¡y todos podemos aprender un par de cosas de la naturaleza!

Las técnicas de jardinería que imitan a la naturaleza de esta manera, como el uso de cultivos de cobertura, el abono verde y el mulching, son pilares fundamentales de la agricultura orgánica sostenible, en particular en los sistemas de cultivo sin labranza (no-till gardening). Dependiendo de cómo se gestionen, los cultivos de cobertura pueden prevenir la erosión del suelo, suprimir las malas hierbas, aumentar la biodiversidad, reducir los requisitos de riego, aportar materia orgánica al suelo y mantener poblaciones microbianas sanas en la zona de las raíces, todo lo cual puede beneficiar enormemente al cultivo principal: en nuestro caso, la marihuana.

Una joven planta de cannabis crece felizmente en una mezcla de cultivos de cobertura de hiedra y trébol
Una joven planta de cannabis crece felizmente en una mezcla de cultivos de cobertura de hiedra y trébol

¿Qué son los cultivos de cobertura?

Un cultivo de cobertura se puede definir en términos generales como una planta que no se cultiva para la cosecha, sino que es un mantillo vivo que se cultiva con el propósito expreso de cubrir el suelo, generalmente con el objetivo de inhibir las malezas, mejorar el medio y evitar la erosión del suelo causada por el viento, la lluvia o el riego. Los cultivos de cobertura también sirven para mantener la superficie del sustrato más fresca, lo que reduce la pérdida de humedad por evaporación, lo que a su vez reduce la necesidad de riego.

Las raíces de los cultivos de cobertura romperán y airearán el suelo pesado y compactado mientras soportan los microbios beneficiosos necesarios para hacer un sustrato de crecimiento saludable. Aunque mientras crecen sus raíces toman agua del suelo, los cultivos de cobertura en realidad aumentarán la capacidad del suelo para retener agua mediante la adición de materia orgánica y mediante asociaciones en la zona de raíces con hongos micorrízicos. No solo eso, sino que a medida que mueren y se descomponen naturalmente, las raíces dejan "caminos" dentro del sustrato para que las lombrices y las nuevas raíces las aprovechen, mejorando así la salud y la estructura del suelo, aumentando la aireación, el drenaje y el ciclo de nutrientes.

¿Cuáles son los cultivos de cobertura adecuados?

Casi cualquier planta puede servir como cultivo de cobertura, aunque existen ciertas características que hacen que unas especies sean más adecuadas que otras para este fin. El cultivo de cobertura debe ser vigoroso y de rápido crecimiento, produciendo mucha materia foliar y cobertura del suelo, pero sin ser invasivo. Los cultivos de cobertura de gramíneas, como el centeno o la avena, pueden aumentar el contenido de carbono en el suelo, mientras que los cultivos de cobertura de leguminosas, como el trébol, la alfalfa y la arveja, incluso extraerán nitrógeno del aire y lo almacenarán en los nódulos de las raíces, lo que puede fertilizar cultivos posteriores.

  • Legumbres: se utilizan principalmente por sus propiedades fijadoras de nitrógeno: trébol carmesí, trébol rojo, trébol blanco, alfalfa, arveja peluda, medicos, guisantes, altramuces, garbanzos, lentejas.
  • Pastos o gramíneas - carroñeros de nutrientes, altos en carbono, utilizados principalmente por su mayor biomasa:
    Centeno, avena, trigo, cebada, rye Grass, mijo, maíz.
  • Brassicas - Poseen propiedades biofumigantes, liberando exudados de raíces que suprimen las plagas y patógenos del suelo. Las brasicáceas de raíces grandes como el rábano y el nabo romperán bien la tierra compactada: mostaza, canola, rábano oleaginoso, nabo, col rizada.
  • Hojas anchas que no son leguminosas: trigo sarraceno, espinaca, lino, phacelia, dichondra, arcillatonia, pamplina, calabaza, calabacín.

Es una buena idea usar una combinación de especies de cultivos de cobertura al sembrar nuestra cubierta vegetal, obteniendo los beneficios de cada planta en combinación. Mezclar pasto y leguminosas es una opción popular, ya que el alto contenido de nitrógeno en las leguminosas compensa el alto contenido de carbono del pasto, ayudando a su descomposición.

Los productores también pueden combinar otras especies con su mezcla de semillas de cultivos de cobertura para aprovechar las propiedades alelopáticas de ciertas plantas en el manejo de su jardín. Además de incluir leguminosas por su capacidad de fijación de nitrógeno y pastos por su alto contenido de carbono, ¿por qué no agregar algunas plantas complementarias, como hierbas para repeler insectos plaga o algunas flores para atraer depredadores beneficiosos como las moscas flotantes? En nuestro artículo de blog sobre el cannabis y la alelopatía tenéis mucha más información al respecto.

Una mezcla de cultivos de cobertura que incluye semillas de trébol, alfalfa, mostaza y cebada
Una mezcla de cultivos de cobertura que incluye semillas de trébol, alfalfa, mostaza y cebada

Como regla general, los cultivos de cobertura no se deben sembrar demasiado rápido porque, en la mayoría de los casos, no queremos que el cultivo de cobertura pueda reproducirse y crear así problemas para cultivos futuros. Sin embargo, ese no es siempre el caso porque, en ciertas situaciones, los agricultores a menudo establecerán un cultivo de cobertura permanente debajo de cultivos perennes como frutas de árboles o frutos rojos. Sin embargo, antes de plantar el próximo cultivo, es más común que los productores corten las plantas de cultivo de cobertura y las incorporen al suelo como abono verde, mientras que otros cortarán las plantas más altas y permitirán que las especies de baja expansión continúen creciendo debajo de la planta principal.

¿Qué es el abono verde?

Cuando el cultivo de cobertura se corta y se devuelve al suelo se convierte en abono verde, que las bacterias, los hongos, los artrópodos y las lombrices de tierra que forman la red alimentaria del suelo descompondrán. Esto recicla los nutrientes que contiene el cultivo de cobertura de regreso al suelo para enriquecerlo y mejorarlo de varias maneras, agregando materia orgánica, mejorando la estructura del suelo y, por lo tanto, la retención de agua, la aireación y el drenaje, al mismo tiempo que aumenta la actividad microbiana y la biodiversidad. La incorporación de abonos verdes al suelo también tendrá un efecto acidificante, bajando el pH del mismo.

La cadena alimentaria del suelo en el cultivo de cannabis

En este post os explicamos qué es la cadena alimentaria del suelo y cómo podemos utilizar la microvida presente en él para conseguir excelentes cosechas de calidad superior de una forma más respetuosa con el medio ambiente y con nuestra propia salud. Una excelente manera de cultivar de manera 100% orgánica en la que todo tiene una razón de ser.

Tradicionalmente, antes de sembrar el cultivo principal se introduce abono verde en el suelo por medios mecánicos, como arar o excavar. Sin embargo, este método de incorporar el cultivo de cobertura causa un gran daño a la red alimenticia del suelo existente, específicamente a la población de microbios beneficiosos y las redes de hifas fúngicas que se han establecido en la zona de raíces durante el cultivo del cultivo de cobertura.

El trébol es probablemente el cultivo de cobertura más popular: es resistente y de rápido crecimiento y fija nitrógeno, al igual que la alfalfa, otra leguminosa muy utilizada en la agricultura como abono verde.
El trébol es probablemente el cultivo de cobertura más popular: es resistente y de rápido crecimiento y fija nitrógeno, al igual que la alfalfa, otra leguminosa muy utilizada en la agricultura como abono verde

En los sistemas de jardinería sin labranza, el cultivo de cobertura se corta al nivel del suelo en el momento apropiado y se deja en la superficie del suelo como una capa de mantillo, en una operación a menudo denominada "cortar y soltar" o compostaje en láminas. El abono verde se descompondrá a un ritmo un poco más lento que si se excavara en el suelo, pues en un jardín sin excavación dejamos que las lombrices de tierra, los artrópodos y los microbios hagan todo el trabajo de descomposición y excavación por nosotros, para que podamos evitar molestar el microbioma que se ha desarrollado en la zona de la raíz.

Las plantas de cultivo de cobertura pueden simplemente cortarse y dejarse enteras para que se descompongan en la superficie del suelo, formando su propia capa de mantillo. Alternativamente, si queremos acelerar un poco las cosas, el cultivo de cobertura se puede cortar en trozos más pequeños para ayudar a la descomposición, y si luego lo espolvoreamos con un poco de humus de lombriz y colocamos una capa de mulch o mantillo encima, se descompondrá aún más rápido.

¿Qué es el mantillo?

El mantillo - también llamado en ocasiones mulch o mulching - es una capa de material que cubre el suelo para suprimir las malas hierbas e inhibir la evaporación, y aunque la agricultura comercial a gran escala utiliza láminas de plástico para este fin, preferimos utilizar materia natural u orgánica, ya que es mejor para el suelo y más respetuoso con el medio ambiente. Con este fin, podemos usar cualquier cosa, desde cartón y periódico (la mayoría de las tintas que se usan hoy en día son de origen orgánico y seguras para usar en el jardín) hasta hojas, paja, heno, corteza o astillas de madera, incluso piedras y guijarros de arcilla expandida.

Si mira de cerca, puede ver el cultivo de cobertura picado debajo de la capa de mantillo de paja.
Si miramos de cerca, podremos ver el cultivo de cobertura picado debajo de la capa de mantillo de paja

Para el cultivo a pequeña escala en contenedores, el heno o la paja de cebada son materiales ideales para la capa de mantillo. Son livianos y fáciles de trabajar, son biodegradables y ayudarán a mejorar el suelo a medida que se descomponen lentamente. También son transpirables, lo que permite el paso del agua de riego y protege el suelo del exceso de evaporación, lo que ayuda a mantener las condiciones óptimas de temperatura y humedad para que microbios, lombrices y artrópodos beneficiosos hagan su trabajo de descomposición de la materia orgánica.

Para obtener los mejores resultados, una capa de mantillo orgánico de heno o paja debe tener al menos 5 cm de profundidad, y preferiblemente hasta 10 cm. Recuerdad que, debido a que el material de mantillo se descompondrá con el tiempo, deberá reponerse de vez en cuando para mantener la profundidad ideal. Algunas especies de cultivos de cobertura crecerán a través de la capa de mantillo, pero esto no representa ningún problema porque cualquier follaje que crezca demasiado puede simplemente cortarse y dejarse debajo del mantillo donde se descompondrá y alimentará la vida del suelo.

¿Hay alguna desventaja para los cultivos de cobertura?

Supresión de la germinación: algunas variedades de césped pueden exudar sustancias químicas que inhiben la germinación de otras semillas, por lo que es posible que deba esperar de 2 a 4 semanas después de cortar el cultivo de cobertura para sembrar las siguientes semillas. Lo mismo ocurre con las brassicas que, al descomponerse, pueden liberar compuestos que inhiben la germinación de las semillas y el crecimiento de las plantas. Esto los hace ideales para la supresión de malezas, pero no para sembrar el próximo cultivo directamente en el mismo suelo e inmediatamente después.

Los cultivos de cobertura también proporcionarán un hábitat para depredadores benéficos como este sapo
Los cultivos de cobertura también proporcionarán un hábitat para depredadores benéficos como este sapo

Plagas y enfermedades: algunos productores prefieren no usar cultivos de cobertura, alegando que son huéspedes de plagas y patógenos. Si bien esto puede ser cierto, un cultivo de cobertura bien manejado no tiene por qué causar problemas a nuestro cultivo principal de cannabis. De hecho, el cultivo de cobertura a menudo puede actuar como un sistema de alerta temprana, alertándonos de la presencia de problemas potenciales antes de que afecten a nuestras plantas de cannabis.

Manejo de cultivos de cobertura en el jardín de cannabis

Los cultivos de cobertura son una excelente manera de preparar el suelo para las plantas de cannabis, asegurando que ya esté vibrante y lleno de actividad microbiana beneficiosa cuando plantemos las semillas de marihuana. Esto le da al jardín el mejor comienzo posible, asegurando que las nuevas plantas comiencen a funcionar a toda máquina, por así decirlo.

Trataremos de sembrar el cultivo de cobertura lo antes posible, para que pueda establecer su sistema de raíces y desarrollar suficiente biomasa antes de ser eliminado. En jardines al aire libre, sembraremos cultivos de cobertura de invierno como avena, trigo de invierno, centeno de invierno, trébol carmesí y arveja peluda en otoño, alrededor de un mes antes de la fecha más temprana de la helada, para que puedan establecerse antes de que llegue el clima frío. Los cultivadores de interior deben esperar de 4 a 8 semanas para que el cultivo de cobertura se establezca correctamente, aunque esto puede depender de las condiciones de crecimiento, ¡así que preparaos para podar vuestras plantas de cultivo de cobertura si se salen de control!

Este cultivo de cobertura de cebada ha crecido a través del mantillo y deberá reducirse en poco tiempo.
Este cultivo de cobertura de cebada ha crecido a través del mantillo y deberá reducirse en poco tiempo

Los cultivadores de cannabis pueden plantar en suelos de cultivo de cobertura de varias formas, y esto dependerá en gran medida del tamaño inicial de la planta de cannabis con la que empecemos. Si elegimos sembrar nuestras semillas de cannabis directamente en el suelo, entonces el cultivo de cobertura deberá terminarse al menos 3-4 semanas antes de la siembra para permitir que se descompongan los residuos alelopáticos que podrían inhibir la germinación. Cortaremos el cultivo de cobertura hasta el nivel del suelo y picaremos las hojas y los tallos antes de cubrirlos con una capa de mantillo. Mantendremos el suelo húmedo y esperaremos a que la materia orgánica se descomponga, y cuando sea el momento adecuado, simplemente retiraremos el mantillo para plantar o sembrar en el suelo mejorado.

Si estamos plantando plántulas pequeñas o esquejes recién enraizados, debemos tratar de reducir el cultivo de cobertura inmediatamente antes, para asegurarnos de que las nuevas plantas de cannabis no sean sofocadas por el cultivo de cobertura; después, aplicamos cuidadosamente la capa de mantillo tras plantar . Por otro lado, si estamos trasplantando una planta de cannabis bien desarrollada a un contenedor grande o a una cama elevada, entonces puede que no haya necesidad de recortar el cultivo de cobertura, ya que el cannabis pronto crecerá más, eclipsará y suprimirá el cultivo de cobertura debajo de él.

Como ya mencionamos anteriormente, si no deseamos que el cultivo de cobertura vuelva a sembrarse en el suelo, debemos cortarlo antes de que sus flores maduren y produzcan semillas, pero esa no es la única razón para evitar que estas plantas alcancen la madurez. Como regla general, las plantas de cultivos de cobertura de leguminosas tienen su mayor cantidad de biomasa y niveles de nitrógeno justo antes de que comiencen a florecer, por lo que este es el mejor momento para terminar si el objetivo es mejorar la fertilidad y la estructura del suelo.

Aprovechamiento de nutrientes como alternativa al lavado de raíces

Los cultivos de cobertura utilizarán el exceso de nutrientes en el sustrato, lo que ayudará a que sus plantas se "desvanezcan" al final de la floración.
Los cultivos de cobertura utilizarán el exceso de nutrientes en el sustrato, lo que ayudará a que las plantas pierdan color al final de la floración.

Los cultivos de cobertura tienen otros beneficios, menos obvios, para los cultivadores de cannabis, uno de los cuales es su capacidad para aprovechar el exceso de nutrientes del suelo. Los cultivadores que usan nutrientes minerales u orgánicos embotellados enjuagarán su suelo con grandes cantidades de agua durante la última semana de la floración para enjuagar el exceso de residuos de nutrientes y obtener una cosecha con un sabor más limpio, pero los cultivadores de cannabis orgánicos sin labranza no lo hacen pues, por lo general, hacerlo tiende a eliminar muchos de los microbios beneficiosos en el sustrato. Los cultivos de cobertura que demandan mucho nitrógeno, como las gramíneas, realmente pueden ayudar en esta situación, y si programamos su siembra correctamente, las plantas de cultivo de cobertura utilizarán el exceso de nutrientes del suelo justo cuando nuestras plantas de cannabis alcancen la madurez, ayudándonos a tener un sabor más sabroso.

Otro beneficio es el control de plagas. Además de las propiedades alelopáticas antes mencionadas, los cultivos de cobertura se pueden usar como plantas trampa para ayudar a controlar las plagas de insectos. Los cultivadores han descubierto que los áfidos se sienten atraídos por el trébol, prefiriéndolo al cannabis, por lo que puede usar el trébol como planta de sacrificio, eliminándolo junto con las plagas cuando vea signos de una infestación.

Esperamos que hayáis disfrutado de nuestro artículo y que hayáis visto que los cultivos de cobertura y los mantillos ofrecen una amplia gama de beneficios para los cultivadores orgánicos y que, siguiendo algunas pautas simples, podemos mantener nuestro suelo vivo y vibrante entre cosechas, creando el sustrato de cultivo perfecto para plantas de marihuana sanas y vigorosas.

¡Feliz cosecha!


Los artículos publicados por Alchimiaweb, S.L. están reservados a clientes adultos. Recordamos a nuestros clientes que las semillas de cannabis no figuran en el catálogo de la Comunidad Europea. Son productos destinados a la conservación genética y al coleccionismo, en ningún caso al cultivo. Está estrictamente prohibido germinarlas en algunos países, a excepción de las autorizadas por la Unión Europea. Recomendamos a nuestros clientes no violar la ley de manera alguna y no nos hacemos responsables de su uso.

Comentarios en “Cultivo de cobertura, abonos verdes y mulching” (0)

Dudas de envíos y pagos

Las dudas relativas a los envíos y pagos las podéis consultar en los apartados de gastos de envío y Sistemas de pago

Quieres dar tu opinión sobre "Cultivo de cobertura, abonos verdes y mulching" o preguntar sobre ese post?

Ojo, se publica!

Asegúrate de que es un email válido. No se publica

Sobre este Blog cannábico

El presente blog es el blog oficial del Grow Shop Alchimia. Este blog está dirigido exclusivamente a mayores de 18 años.

Para comprar material para el autocultivo de cannabis puedes consultar nuestra catálogo de semillas de marihuana, grow shop y parafernalia


Suscríbete al blog

¿Quieres recibir todas las novedades, noticias y curiosidades sobre el mundo del cultivo?

keyboard_arrow_up Chat on WhatsApp