Nepal y el cannabis

La historia del cultivo y uso de cannabis en Nepal se remonta a siglos atrás, siendo uno de los países con mayor tradición cannábica del mundo. Nepal se encuentra en plena cordillera del Himalaya, encajado entre China e India y con 8 de las 14 montañas de más de 8.000 metros de altura en su territorio. Es, pues, un país montañoso y con unas reservas de agua impresionantes, lo que además de las visitas anuales del monzón hacen que el cannabis crezca de manera silvestre sin ningún tipo de problema.

A lo largo de los siglos, Nepal se ha labrado un nombre dentro de la cultura cannábica por varios motivos, como sus espectaculares sativas, su incomparable hachís hecho a mano o charas, o la naturalidad con la que se llevaba el consumo por parte de las autoridades (así como la visita de turistas occidentales atraídos precisamente por estos motivos) durante la época de los años 60 y principios de los 70. Hoy vamos a profundizar en este maravilloso y bello país para conocer mejor su historia en cuanto a cannabis se refiere.

La cordillera del Himalaya recorre la parte norte de Nepal de este a oeste
La cordillera del Himalaya recorre la parte norte de Nepal de este a oeste

Cultivo de cannabis en Nepal

Como hemos comentado, y puede que gracias a la enorme diversidad de su orografía y climatología, el cannabis es una planta que crece libremente en Nepal cada temporada, con miles de ejemplares silvestres diseminados por sus selvas y valles a parte de los cultivos controlados por la actividad humana. Y es que, como suelen decir los que lo han visitado, Nepal hace subida, y mucha! En efecto, su punto más bajo se encuentra a tan sólo 60 metros sobre el nivel del mar, mientras que su punto más alto, la cima del Everest, se eleva a 8.848 metros de altura...y apenas 200km separan ambos lugares!

En el extremo sur de Nepal, la zona de menor altura, existen zonas selváticas como la del Parque Nacional de Chitwan donde se cultivan impresionantes sativas de delgadísimos foliolos, mientras que a medida que uno se dirige al norte y va ganando altura se van observando fenotipos mucho más parecidos a los clásicos híbridos. Debido a la complicada orografía del terreno, que dificulta en gran medida la comunicación incluso entre valles colindantes, hay zonas donde se encuentran fenotipos muy particulares, que han permanecido aislados durante décadas.

Los sadhus son hombres santos o sagrados a los que suele permitírseles usar sus chillums (Foto: Amit Gaur)
Los sadhus son hombres santos o sagrados a los que suele permitírseles usar sus chillums (Foto: Amit Gaur)

Un claro ejemplo de esta diversidad lo encontramos en el valle del Kali Gandaki, un río que discurre entre el espactacular macizo del Annapurna (al este) y el no menos impresionante Dhaulagiri (al oeste). Cuando uno transita por los valles que bajan del Annapurna hasta el río, puede ir viendo pequeñas variaciones en los fenotipos de las plantas que va encontrando, muchas de ellas en cultivos domésticos. No obstante, en la mayoría de casos se trata de cultivos familiares, con unas pocas plantas al lado de otros vegetales u hortalizas. Una vez en el fondo del valle, el cannabis silvestre se adueña de los márgenes de carreteras (si es que podemos llamarlas así) y caminos durante kilómetros y hasta llegar a las áridas tierras de Jomsom y el Mustang. Un interesante itinerario para todo amante de la planta, sin duda!

El hachís nepalí o charas, un auténtico tesoro cannábico

Aunque en Nepal pueden conseguirse buenas flores, es por su codiciado hachís por lo que este país lleva siendo una de las cunas de esta sustancia durante los últimos siglos. En efecto, Nepal produce una de las delicatessen cannábicas más conocidas entre los amantes de la planta a lo largo y ancho del planeta, sus famoso hachís charas, que suele adquirirse en forma de bolas pacientemente trabajadas a mano conocidas como Temple Balls.

Nepal goza de poseer una de las más antiguas tradiciones en cuanto a la elaboración de hachís, siendo de las pocas zonas del mundo donde se produce charas y, probablemente, capital mundial de este tipo de hachís (con el permiso del Kashmir y alguna zona del norte de India). La fama de estas Temple Balls se ha extendido como la pólvora, con turistas peregrinando a este país para degustar el especiado sabor de este hachís inigualable mientras disfrutan de algunas de las vistas más espectaculares del planeta...¿no es mal plan, verdad?

Quizá algunos no sepáis qué es exactamente el charas...pues bien, probablemente sea la manera de separación de la resina de cannabis de la propia planta más antigua conocida, sin duda anterior al cribado en seco de las plantas. De hecho, no fue hasta que la demanda mundial por esta sustancia creció de manera exponencial, sobre los siglos XIV y XV, que el cribado se impuso como forma de elaborar hachís, una técnica utilizada en países donde el clima es mucho más seco y donde pueden cultivarse extensiones mucho mayores que en las zonas tradicionalmente productoras de charas.

Los productores de charas esperan al punto óptimo de maduración de las plantas y, en lugar de cortarlas y secarlas, como se haría en el caso del cribado, frotan pacientemente y con sus manos desnudas las flores de las plantas en vida (o recién cortadas si es el caso) hasta conseguir una espesa capa de resina en sus palmas. No hace falta ser un especialista en la materia para darse cuenta de que una sola persona apenas podrá producir unos pocos gramos cada día, que pueden ser kilos en el caso del hachís cribado en seco!

Nepal es un paraíso para los amantes de la montaña...y también del cannabis! (Foto: Kalle Kortelainen)
Nepal es un paraíso para los amantes de la montaña...y también del cannabis! (Foto: Kalle Kortelainen)

Por este motivo, el charas o hachís elaborado mediante el frotamiento de las flores frescas es tan apreciado entre los gourmets cannábicos, pues dejando de lado su calidad, es un producto del que no suele poder disfrutarse todos los días. Si a este hecho le sumamos la mística de consumirlo entre templos hinduístas y estupas budistas, y con las más altas montañas del mundo como escenario, uno no puede dejar de pensar que se encuentra en la auténtica Shangi-La.

Nepal, parada obligada del Hippie Hashish Trail

La calidad del hachís nepalí vió su fama incrementada a nivel global durante la década de los años 60 del pasado siglo, cuando cientos de mochileros occidentales siguieron lo que terminó conociéndose como el Hippie Hashish Trail, un interesante itinerario que invitaba al viajero a visitar muchos de los principales países productores de cannabis - y por supuesto hachís - del mundo. Desde Marruecos hasta el mismo Nepal, estos aventureros gozaron de una de las épocas doradas de la cultura cannábica occidental, descubriendo no sólo los orígenes del cannabis que consumían, sino algunas de las más bellas e interesantes áreas del planeta.

Marruecos, Líbano, Tailandia, Afganistán, Pakistán, India, Nepal...son solo algunas de las paradas de este viaje, aunque particularmente famosa se hizo la capital de Nepal, Katmandú, donde podían degustarse tanto flores como el exquisito charas nepalí en decenas de locales y sin problema alguno por parte de las autoridades. Freak Street, por ejemplo, era una calle donde uno siempre podía ver a alguno de estos mochileros porro en mano, aunque otras localidades como Pokhara ofrecían también un producto excelente, y sin el ajetreo de la capital.

Piezas de charas de distintos tamaños y formas
Piezas de charas de distintos tamaños y formas

La prohibición llega al paraíso

Lamentablemente, a principios de la década de los años 70 el sueño se quebró y Nepal pasó a formar parte de la larga lista de países que, presionados por EEUU y su alocada Guerra contra la Droga, prohibieron el cultivo, uso y venta de cannabis en su territorio. En efecto, a partir de 1973 la prohibición se hizo efectiva en Nepal y dejó de haber la permisividad existente hasta ese momento. Cabe decir, no obstante, que las autoridades fueron algo laxas al aplicar la nueva ley, especialmente en determinadas zonas donde resultaba realmente difícil controlar la producción.

Tras estos hechos, el número de visitantes y "turistas cannábicos" descendió considerablemente en favor de otros países, y muchos de los vendedores de Freak Street viajaron a la India para poder continuar con su actividad sin la presión de las autoridades. Una vez más, ciertos intereses rompían la armonía y concordia existentes en el país, que a partir de ese momento vió su actividad turística reducida al escaso número de alpinistas que por aquel entonces se aventuraban a escalar en el Himalaya.

Cannabis y Nepal hoy

Aunque el cannabis y sus derivados siguen siendo ilegales en todo el territorio de Nepal, existen varios factores que pueden llevar al optimismo en cuanto a la situación legal del cannabis en el territorio, especialmente en un futuro próximo. Para empezar, el hecho de que el mismo país que casi forzó a otros 50 años atrás a iniciar la guerra contra las drogas esté legalizando el cannabis en muchos de sus Estados ha hecho cmbiar la visión de las autoridades de Nepal, del mismo modo que sucede con algunos países europeos.

No resulta difícil encontrar un poco de hachís en las animadas calles del Thamel, en Katmandú (Foto: Chintan Gohil)
No resulta difícil encontrar un poco de hachís en las animadas calles del Thamel, en Katmandú (Foto: Chintan Gohil)

Sencillamente, Nepal se está dando cuenta de que siendo un país pobre, y dada la apertura global hacia el cannabis y sus derivados de muchos países ricos, resulta algo estúpido continuar con una prohibición que, básicamente, fomenta la corrupción e impide que el gobierno (y los negocios que se verían favorecidos por un regreso del "turismo cannábico") ingrese una cantidad de dinero considerable.

No en vano, el Ministro del Interior de Nepal ha iniciado ya una serie de estudios sobre el potencial medicinal de esta planta, así como sobre el potencial de una posible exportación de productos relacionados con ella. Sin duda, algo está cambiando en Nepal respecto al cannabis, que con suerte pronto regresará al estatus del que gozó durante siglos en este maravilloso territorio sin mayores problemas. Esperamos que así sea!

Never

Ending

Peace

And

Love


Los artículos publicados por Alchimiaweb, S.L. están reservados a clientes adultos. Recordamos a nuestros clientes que las semillas de cannabis no figuran en el catálogo de la Comunidad Europea. Son productos destinados a la conservación genética y al coleccionismo, en ningún caso al cultivo. Está estrictamente prohibido germinarlas en algunos países, a excepción de las autorizadas por la Unión Europea. Recomendamos a nuestros clientes no violar la ley de manera alguna y no nos hacemos responsables de su uso.
03-05-2022 Historia y cannabis

Comentarios en “Nepal y el cannabis” (0)

ATENCIÓN - Dudas de envíos y pagos

Las dudas relativas a los envíos y pagos las podéis consultar en los apartados de gastos de envío y Sistemas de pago

Quieres dar tu opinión sobre "Nepal y el cannabis" o preguntar sobre ese post?

Ojo, se publica!

Asegúrate de que es un email válido. No se publica

Sobre este Blog cannábico

El presente blog es el blog oficial del Grow Shop Alchimia. Este blog está dirigido exclusivamente a mayores de 18 años.

Para comprar material para el autocultivo de cannabis puedes consultar nuestra catálogo de semillas de marihuana, grow shop y parafernalia


Suscríbete al blog

¿Quieres recibir todas las novedades, noticias y curiosidades sobre el mundo del cultivo?

keyboard_arrow_up