¿Qué son los Thai Sticks y Cannagars?

Corría la década de 1970 cuando la comunidad Cannábica Americana conoció un nuevo y revolucionario producto proveniente de tierras exóticas: los Thai Sticks. En aquella época, y aunque a día de hoy pueda parecer imposible, el cannabis era casi un tabú en la cultura Americana, y poquísimas personas cultivaban sus propias plantas. En cambio, la mayor parte del Cannabis consumido provenía del mercado exterior, en especial de la zona de centroamérica y del Caribe, aunque también una gran proporción de esta Marihuana tenía su origen en Asia.

La explicación es sencilla; en aquella época, muchos hippies se embarcaron en una aventura - que acabó conociéndose como Hippie Hashish Trail - que los llevó de ruta por algunos de los mayores productores de Cannabis y Hachís del mundo, desde Marruecos hasta el sudeste asiático, visitando países como Egipto, Líbano, Afganistán, Pakistán, Nepal, India, Vietnam, Camboya o Tailandia, entre otros.

Como no podía ser de otra forma, muy pronto existían redes de narcotráfico desde todos estos países y con los EEUU como destino de su mercancía, principalmente creadas por jóvenes "turistas" americanos con un gran espíritu emprendedor y muy poco interés por lo que pudiera pasarles en caso de ser atrapados.

El golfo de Tailandia no sólo ofrecía buenas vistas a los viajeros
El golfo de Tailandia no sólo ofrecía buenas vistas a los viajeros

Tailandia no fue una excepción. Su potente yerba o marihuana Sativa era ya conocida y apreciada por muchos americanos por su intenso efecto cerebral, y a la legión de turistas peregrinos del Hashish Trail debía añadirse una colección de personajes de dudosa reputación que se habían quedado en la zona tras el conflicto bélico de Vietnam, ex-soldados que se conocían al dedillo todo el golfo de Tailandia y que sabían muy bien como llevar a cabo operaciones encubiertas como, al fin y al cabo, son las del narcotráfico. De esta forma, miles y miles de kilos de hachís y yerba fueron transportados desde Asia hacia los EEUU durante esa década, aunque un producto sobresalió por encima de todos debido a su tremenda potencia, y se hizo famoso en el país entero: los Thai Sticks.

¿Qué es un Thai Stick?

A grandes rasgos, un Thai Stick es una especie de "pinchito de marihuana", con una fina caña de bambú de unos 25-30cm de largo (parecida a un palillo chino de los que se utilizan para comer) recubierta de cogollos prensados de primera calidad. Tras prensar la yerba para que permanezca pegada a la caña que sirve de soporte, en ocasiones se recubría con hojas frescas de la planta, de la misma forma que se lían los puros, y otras veces sujetas con un fino cordón de fibras de Cannabis.

Dicen las malas lenguas que los Thai Sticks venían impregnados en opio (algo que la mayoría de fuentes con cierta credibilidad niegan), otros cuentan que se utilizaba aceite de cannabis para incrementar su potencia... lo que se seguro y según los propios testimonios de la época, es que  su potencia era difícilmente comparable con cualquier otro producto.

Los modernos Cannagars se asemejan mucho a los antiguos Thai Sticks (Foto: La Plume Rosa)
Los modernos Cannagars se asemejan mucho a los antiguos Thai Sticks (Foto: La Plume Rosa)

Cuentan los que probaron los auténticos Thai Sticks que su efecto era terriblemente intenso, lo que ellos llaman una fumada de una sola calada. Sin embargo, y como dato curioso que hace sospechar que quizá en ocasiones sí estaban recubiertos con alguna otra sustancia, muchos de estos testimonios describen el efecto como muy físico, de los que te sientan en el sofá a la primera calada, algo que no deja de resultar un tanto extraño teniendo en cuenta que la marihuana tailandesa era - y sigue siendo - conocida por su intenso colocón cerebral y su potente efecto estimulante.

Sea como sea, ningún fumeta americano de la década de los 70 desconocía los famosos Thai Sticks, y no precisamente por su peculiar forma de presentación. La calidad de los cogollos era excelente, la mejor hierba thai de la época, así que pronto pudieron encontrarse en cualquier rincón del país donde se trapicheara con cannabis. Si bien el precio era alto, la sensación era única, y como sucede muchas veces el producto en sí adquirió un halo de leyenda que lo hacía más tentador si cabe de cara al público.

No obstante, y al igual que sucedió en otros países productores como Afganistán, durante la segunda mitad de la década de los 70 y en adelante la calidad del producto se desplomó, en parte debido a la elevada demanda, en parte a conflictos territoriales o bélicos. Los cogollos utilizados para preparar Thai Sticks ya no eran los mejores de la cosecha, su secado era en muchas ocasiones deficiente, y la potencia nada tenía que ver con la de los primeros años, tras su "descubrimiento" por parte de los occidentales. Además, al terminar la guerra de Vietnam el flujo de americanos volviendo de estas tierras descendió en gran medida, lo que también repercutió en su casi desaparición del mercado.

El cannabis tailandés tiene fama de ser especialmente psicoactivo (Foto: The Thaiger)
El cannabis tailandés tiene fama de ser especialmente psicoactivo (Foto: The Thaiger)

¿Cómo se prepara un Thai Stick?

Poco sabemos de la antigüedad de la técnica de preparación de los Thai Sticks. Algunos teóricos del tema hablan de décadas, mientras otros afirman que podrían provenir de siglos atrás, algo que teniendo en cuenta el sistema de preparación podría ser perfectamente posible. De hecho, lo único que se necesita es una planta de cannabis, pues puede incluso sustituirse la fina caña de bambú por una rama de la misma planta de donde se sacan las flores. Veamos con detalle cómo prepararlos:

Material necesario para preparar Thai Sticks:

  • Cogollos de tu variedad favorita (es mejor si no son muy compactos)
  • Unas pocas hojas frescas de cannabis
  • Un fino tallo de cannabis (puede sustituirse por una fina caña de bambú)
  • Aceite de cannabis o agua caliente con azúcar
  • Cordel fino de cáñamo
  • Papel para extracciones

Preparar un Thai Stick requiere paciencia y buen material
Preparar un Thai Stick requiere paciencia y buen material (Foto: Joshuahhh)

  1. Lo primero que haremos es impregnar el tallo de cannabis o de bambú con aceite de cannabis o con agua azucarada. De esta forma, será mucho más fácil que los cogollos se queden adheridos a él, pues el aceite actuará como una especie de pegamento. Sobra decirlo, en caso de usar aceite de cannabis tipo BHO o Rosin ¡el resultado será mucho más potente! Cuanto más esponjosos sean los cogollos, mejor se pegarán al tallo y mejor quedará el Thai Stick al final.
  2. A continuación vamos pegando los cogollos al tallo hasta que sólo sobresalga poco más de 1cm de tallo por cada extremo. El siguiente paso será atarlo todo bien con el cordel de cáñamo. Empezamos por uno de los dos extremos y vamos fijando los cogollos al tallo apretando bien el cordel en espiral, de arriba a abajo, de manera que los cogollos queden cubiertos por el cordel. Será importante procurar que el perímetro del Thai Stick sea el mismo en toda su longitud para facilitar el tiro cuando queramos consumirlo.
  3. Envolvemos todo con papel para extracciones (llamado también papel de pergamino) y lo dejamos reposar durante 1-2 días en la nevera para que adquiera consistencia.
  4. Pasado el tiempo recomendado, sacamos el paquete de la nevera, retiramos el papel de pergamino y, con precaución, también el cordel. Es importante hacerlo con cuidado para que ningún cogollo se desprenda del palo durante la operación.
  5. Ahora nos toca volver a envolver nuestro Thai Stick, pero esta vez con las hojas frescas de Cannabis, que habremos limpiado bien con agua anteriormente. Untamos los cogollos con aceite o con agua azucarada y, con cuidado, envolvemos el Thai Stick con la primera hoja. Una vez envuelto, volvemos a untar y repetimos la operación hasta haber usado 3 hojas frescas, siempre añadiendo nuestro “pegamento” entre capa y capa de hojas.
  6. Volvemos a envolverlo todo en papel para extracciones y, una vez envuelto, lo calentamos durante unos segundos en una sartén o placa calentadora, que sería lo ideal. Este paso servirá para que se fusionen los elementos, derritiéndose los aceites y sellando el Thai Stick para que el tiro sea perfecto.
  7. El siguiente paso será el curado del Thai Stick, que puede hacerse de diversas maneras. Sea la que sea que elijamos, lo primero tras haber calentado el Thai Stick será retirar el papel de pergamino, volver a envolverlo con cordel y cubrirlo de nuevo con papel. A partir de aquí, un método tradicional sería envasarlo en una bolsa de plástico y enterrarlo durante unas semanas, o bien guardar el Thai Stick al vacío durante unos días. Sin embargo, y para eliminar el riesgo de mohos y asegurar un curado uniforme, lo mejor será volver a meterlo en la nevera durante 3-4 días.
  8. Una vez curado, si es que habéis decidido curarlo (los más impacientes se saltan el paso 7), ya sólo queda retirar el cordel y el tallo con cuidado y disfrutar de nuestro Thai Stick!

A mayor cantidad de resina, más potente será el efecto del Thai Stick
A mayor cantidad de resina, más potente será el efecto del Thai Stick (Foto: TheDraftDodger)

Cannagars, el resurgir de un clásico de los 70

Gracias a una combinación de diversos factores, como la legalización en varios países o la aparición de las redes sociales, los Thai Sticks han vivido un espectacular resurgir en los últimos años, aunque hoy en día en muchas ocasiones se les conoce como Cannagar, un juego de palabras entre Cannabis y cigar (puro en inglés). Si bien la teoría es la misma (un cigarro hecho enteramente de Cannabis), actualmente se utilizan diversas técnicas algo distintas de las tradicionales, como por ejemplo el uso de extractos como el Rosin o el BHO (Butane Hash Oil o Butane Honey Oil).

Los Thai Sticks o Cannagars pueden prepararse también con unos moldes para Cannagar que simplifican bastante el proceso, pues básicamente se trata de rellenar el molde con cogollos (en ocasiones picados con un grinder), prensar y desmoldar el puro de yerba, que queda con una forma perfecta. A partir de aquí se continúa según la manera tradicional, untando el puro con aceite y envolviéndolo con hojas frescas de yerba.

Espectacular cava de curado llena de Cannagars de Leira
Espectacular cava de curado llena de Cannagars de Leira (Foto: Leira)

Por supuesto, en los países donde el cannabis es legal pueden adquirirse estos Cannagars sin problema, pues son varias ya las empresas que los comercializan, compañías como Leira, La Plume Rose, Golden Bear o Las Vegas Cannagars. Cada una ofrece varios tipos de cannagar, desde pequeños cigarros de 3g hasta grandes puros de 12g, pasando por ediciones especiales liadas con papel de fumar de oro de 24K... ¡Todo un lujo y no apto para todos los bolsillos!

¡Buenos humos!


Los artículos publicados por Alchimiaweb, S.L. están reservados a clientes adultos. En Francia, la mayoría de edad se establece a los 18 años. Consulte la legislación de su país y cúmplala. Alchimiaweb, S.L. es una empresa española que se rige por la legislación española y no puede, en ningún caso, ser considerada responsable del mal uso o incumplimiento de las leyes y normativas propias de cada país en relación con los artículos publicados en su Blog. Le recordamos que el cultivo de semillas de cannabis en territorio francés está estrictamente prohibido por ley. Recomendamos a nuestros clientes no violar la ley de manera alguna y no nos hacemos responsables de su uso.
27-12-2019 Historia y cannabis

Comentarios en “¿Qué son los Thai Sticks y Cannagars?” (0)

ATENCIÓN - Dudas de envíos y pagos

Las dudas relativas a los envíos y pagos las podéis consultar en los apartados de gastos de envío y Sistemas de pago

Quieres dar tu opinión sobre "¿Qué son los Thai Sticks y Cannagars?" o preguntar sobre ese post?

Ojo, se publica!

Asegúrate de que es un email válido. No se publica

error_outline Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés.
Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

keyboard_arrow_up