Cannabis en los años 80, la revolución holandesa

Como vimos en nuestro artículo sobre el cannabis en los años 70, la situación al empezar la década de 1980 no había cambiado mucho desde los últimos años del anterior decenio. El cannabis seguía siendo perseguido en la mayor parte del mundo gracias a las políticas prohibicionistas heredadas de la anterior década, y tanto el cultivo como el desarrollo de nuevas variedades dependían de los valientes que se atrevían a desafiar a las leyes de sus respectivos países.

Sin embargo, el activismo cannábico continuaba su lucha más fuerte que nunca, y su consumo era, poco a poco, cada vez más normalizado entre la sociedad y en especial entre artistas, músicos y demás gente de la farándula. Además, y gracias a las políticas aplicadas durante la década anterior, un pequeño país europeo, más concretamente su ciudad más visitada, se erigía como "capital mundial de la marihuana". Ámsterdam se antojaba, para cualquier fumeta del mundo, como el auténtico paraíso en la Tierra.

Los calles y canales de Amsterdam se convirtieron en la meta de todo fumeta
Los calles y canales de Ámsterdam se convirtieron en la meta de todo fumeta

Ronald Reagan y la marihuana. Salir de la sartén...

20 de Enero de 1981. Ronald Reagan gana las elecciones y se convierte en el 40.º Presidente de los EEUU. Malas noticias para la comunidad cannábica, muy malas. No en vano, ni un año antes, durante la campaña presidencial de 1980, Reagan había afirmado que la marihuana era "probablemente la droga más peligrosa del país". Y lo dijo apenas tres o cuatro años antes de que su país comenzara a vivir el auténtico azote en cuanto a drogas ilegales: el crack. No iba a ganarse la vida como vidente el señor Reagan, eso seguro.

Pero como se la ganó, y muy bien por cierto, fue como político prohibicionista. Siguiendo la asnina estrategia de Nixon con las drogas (si no puedes con tu enemigo, sigue intentándolo de igual manera y dándote de cabezazos contra un muro), no parecía que bajo el mandato de Reagan fueran a relajarse las políticas anticannabis ni en su territorio, ni en el resto de países donde los EEUU pudieran ejercer una mínima influencia de una u otra forma, que no eran pocos.

Historia de la prohibición del cannabis

Desde siglos atrás, el cannabis y los poderes legislativos de las distintas culturas han mantenido una relación algo tumultuosa. Si bien aceptado en la mayoría de lugares durante cientos de años, ya en el siglo XIX se empieza a observar una tendencia a la prohibición de esta planta, que condujo a la Prohibición establecida durante el S. XX a nivel global. Hoy vamos a ver los principales factores que llevaron a ésta situación, sus antecedentes, y cómo se consiguió desplazar al cannabis en todos sus ámbitos, desde el recreativo al industrial o al medicinal.

Holanda entra en escena

No obstante, en Holanda las cosas eran muy distintas. Y es que a parte de molinos, tulipanes y quesos Gouda como soles, los turistas estaban empezando a apreciar otra de las maravillas que ofrecían estas bellas y llanas tierras...el hachís y la marihuana. Y es que para cualquier turista occidental, la simple idea de sentarse en un café donde podía elegir entre un buen número de yerbas y resinas distintas y sin tener problemas con la policía sonaba, sencillamente, a cuento de hadas.

Ello fue posible gracias a la gradual apertura a la normalización del uso del cannabis por parte de las autoridades holandesas durante la década anterior. Si bien existían los coffee shops ya desde 1972 (Mellow Yellow fue el primero en abrir en la ciudad), fue durante la década de 1980 cuando Ámsterdam empezó a convertirse en un verdadero destino turístico cannábico para muchos y muchas. Y no solo turístico, sino también profesional.

En efecto, durante esta década fueron varios los breeders y "profesionales" americanos (y empresas como High Times) que vieron en Holanda un campo de cultivo perfecto (y nunca mejor dicho) para sus actividades. Uno de ellos fue un tal David Paul Watson, al que quizá conozcas como Sam the Skunkman. Miembro de Sacred Seeds Collective, a él se le atribuye el "desembraco" de la genética Skunk en Europa durante esta época, así como parte de responsabilidad en la creación del que tendría que ser el híbrido de la década a nivel comercial: Skunk #1.

Los coffee shops eran puntos de reunión de breeders y usuarios
Los coffee shops eran puntos de reunión de breeders y usuarios, un lugar tranquilo donde hablar sobre cannabis

Desarrollo de nuevos híbridos, el sector de los bancos de semillas florece

La llegada de genéticas como Skunk, Haze o Northern Lights a tierras europeas causó un gran revuelo en la escena cannábica holandesa, que hasta ese entonces debía conformarse con piezas de hachís comercial de importación y algún que otro cogollo de calidad mediocre en el mejor de los casos. Por supuesto, junto a estas genéticas también llegaron conocimientos sobre cultivo en interior, reproducción por esquejes y genética, así que pronto pudieron empezar a verse en los coffee shops los primeros híbridos desarrollados en Holanda, plantas con una calidad muy superior al producto al que estaban acostumbrados en tierras neerlandesas, tanto por su elevada potencia como por sus nuevos aromas y sabores.

Por ejemplo, en 1985 Ben Donkers fundaba "The Sensi Seed Club" gracias en parte a haber sido uno de los 3 cultivadores holandeses en acoger a la genética Haze y Skunk a su llegada a Holanda, algunos años atrás. Tras años cultivando en la clandestinidad y produciendo interesantes híbridos, por fin Ben podía dedicarse de pleno a su pasión de manera profesional, estableciendo los cimientos de lo que en pocos años se convertiría en Sensi Seeds, después de que Ben se hiciera cargo de The Seed Bank ya en 1991. A ellos les debemos disponer de semillas de genéticas como Northern Lights, Silver Haze o Big Bud, por mencionar sólo algunas de ellas.

Y hablando de The Seed Bank, que suele ser considerado el primer banco de semillas de cannabis propiamente dicho de la historia...de manera casi paralela a Ben, otro cultivador holandés destacaba entre el resto por la calidad y potencia de sus híbridos, Neville Schoenmaker. Originaria del área de Seattle, Northern Lights era una Indica perfecta para el cultivo en interior que se había ganado la fama de ser una de las variedades con mayor producción de resina del momento. Bien, pues Neville fue el primero en conseguir traer el clon original (no existían semillas de esta planta) a Holanda y ofrecerla en su propio banco de semillas, The Seed Bank. Se supone que la planta que trajo Neville fue la famosa N.L.#5, con la que habría creado otra de las leyendas de la historia de las variedades de cannabis: Neville's Haze.

Esta foto es historia del cannabis: catálogo de The Seed Bank de 1987, con Neville posando con dos rocas de hachís afgano
Esta foto es historia del cannabis: catálogo de The Seed Bank de 1987, con Neville posando con dos rocas de hachís afgano

En 1987, otro joven emprendedor cannábico llamado Henk van Dalen inauguraba su propio banco de semillas, fruto de su pasión por coleccionar semillas de todas partes y cruzarlas entre sí.  Había nacido Dutch Passion, uno de los mayores representantes de la industria neerlandesa en el sector y que, al cabo de unos años, se convertiría en pionero de una nueva y revolucionaria técnica que a la mayoría les sonaba a magia negra...¡las semillas feminizadas! Suyos son clásicos como Orange Bud, Durban Poison o Hollands Hope.

Y también en 1987, otro cultivador holandés de nombre Ingemar cruzaba una sativa brasileña con una planta proveniente de India, de la zona de Kerala, dando lugar a una variedad que revolucionaría la escena durante los próximos años...¿o deberíamos decir décadas? Ingemar llamó a este cruce Arnhem's Wonder y ganó con él la edición de 1989 de la High Times celebrada en Ámsterdam, aunque probablemente te suene mucho más el nombre que se le dió pasados unos pocos años... White Widow. En 1992, Arjan compró un macho y una hembra (clones) y los utilizó para crear la White Widow que ofrece Green House Seeds en su catálogo.

¿Y qué hacía una revista americana celebrando copas cannábicas en Ámsterdam? Pues visto el panorama legal y político en los Estados Unidos, no sólo los breeders decidieron cruzar el charco y establecerse en Holanda para realizar sus actividades sin temor a ser encerrados. Eventos como High Times también fueron organizados en tierras holandesas debido a la permisividad de la que ahí podía gozarse, así que a partir de 1988 Steven Hager (escritor, cineasta, periodista y activista pro-cannabis americano) decidió celebrar este evento en Europa. No fue hasta 2010 que la ya famosísima copa se celebró por vez primera en los EEUU.

Otra imagen para la historia: portada de High Times de Mayo de 1988 con la ganadora de la primera Cannabis Cup celebrada en Amsterdam, Skunk #1
Otra imagen para la historia: portada de High Times de Mayo de 1988 con la ganadora de la primera Cannabis Cup celebrada en Ámsterdam, Skunk #1

La escalada del THC

Toda esta actividad trajo consigo un buen número de nuevos híbridos (podríamos llamarlos polihíbridos), aunque en muchos casos ya no desarrollados a partir de variedades landrace o puras, sino de los primeros híbridos que se habían desarrollado años antes en tierras americanas.  Y fue precisamente este hecho el que hizo que los contenidos de THC medios de las plantas de los años 80 fueran superiores a los de las plantas de años antes.

Los procesos selectivos de crianza, como los que se iniciaron en esa época, sirven para fijar rasgos en la descendencia como alta producción de flores, sabor y aroma, o contenido de THC. Puesto que normalmente sólo se utilizaban las plantas más potentes para los programas de reproducción, ello derivó en un aumento de la producción de THC por parte de estos nuevos híbridos, plantas que muchas de ellas iban a convertirse, a su vez, en los futuros pilares del breeding para el desarrollo de nuevas variedades.

Además, el cultivo en interior (todavía en pañales en aquella época si lo comparamos con hoy en día) permitía conservar plantas madre para la reproducción asexual de las distintas variedades, lo que permitía una mayor estabilidad en las semillas comercializadas. Durante la década siguiente, el cultivo interior se convertiría en el modo de seguir produciendo flores y semillas sin llamar la atención de vecinos y autoridades, lo que permitió un desarrollo aún mayor de nuevas genéticas, técnicas y tecnologías.

La aceptación social del cannabis en los 80

Tímidamente, y muy a pesar de los esfuerzos de las autoridades para presentarla como una puerta de entrada a otras drogas mucho más peligrosas, la marihuana iba ganando aceptación a nivel social, especialmente entre ciertos grupos y/o ideologías. Holanda mismo se convirtío en el ejemplo más citado por los fumetas alrededor del globo para confirmar que, efectivamente, una sociedad puede ser madura, productiva y responsable, y todo ello consumiendo cannabis.

Robert Nesta Marley supo ensalzar las virtudes de la ganja en todos los rincones del planeta
Robert Nesta Marley, más conocido como Bob Marley, supo ensalzar las virtudes de la ganja en todos los rincones del planeta

Además, la popularización de diversos movimientos contraculturales como el skate o el graffiti no jugaba precisamente en contra de la marihuana, y muchos artistas y músicos salían del armario cannábico con cada vez mayor frecuencia. Bob Marley (fallecido en 1981) había popularizado el reggae a nivel mundial, y no sólo eso; también el amor que profesaba este artista jamaicano por la planta. El cannabis iba permeando lentamente en la sociedad, y músicos tan dispares como los Beastie Boys o David Bowie así lo atestiguaban en sus letras.

Incluso en una industria tan políticamente correcta como suele ser Hollywood podían verse constantes referencias directas a la marihuana. ¿Quién no recuerda esa mítica escena de la película "El club de los cinco" (Hughes, 1985) cuando los protagonistas comparten un canuto? ¿O las desventuras del fumeta Jeff Spiccoli (Sean Penn) en "Aquel excitante curso" (Heckerling, 1982)? Incluso en Europa el cannabis empezaba a verse en el cine como algo relativamente normal, con películas como "Bajarse al moro" (Colomo, 1988) o "Les frères pétard" (Palud, 1986) consiguiendo buenos índices de popularidad.

Sin embargo, y como hemos comentado, esta aceptación creciente tenía un poderoso adversario en frente: las políticas sobre drogas constantemente referenciaban a la marihuana como puerta de entrada a las llamadas "drogas duras", una idea que germinaba en el cerebro de muchas personas. Además, en aquella época el demonio tenía un nombre, crack en los EEUU y heroína en Europa. La amenaza de que si fumabas un canuto estarías enganchado a alguna de estas dos drogas en poco tiempo era moneda de cambio corriente en las políticas sobre drogas durante esa década. Como se ha venido demostrando desde entonces, nada más lejos de la realidad.

La Northern Lights de The Seed Bank ya cosechaba premios a finales de los 80
La Northern Lights de The Seed Bank ya cosechaba premios a finales de los 80

Conclusión

Si bien se trata de un periodo en el que se dieron pasos adelante respecto a la normalización y legalización del cannabis, a nivel legal las cosas seguían como en la anterior década. La aparición de drogas como el crack y la heroína fue un as en la manga que muchas autoridades supieron jugar para convencer a parte de la población de que "todo era droga" y de que "la droga era mala". Sin embargo, a nivel social el cannabis iba ganando aceptación paso a paso, ya no gracias al mundillo underground sino a artistas, músicos y personalidades de primer nivel y distintos ámbitos.

Sin duda, los principales cambios en esta época se produjeron a nivel de desarrollo de genéticas en Holanda, país que se convirtió en el Shangril-La de todo fumeta a nivel mundial. ¡Y de todo breeder, por supuesto! El puente existente entre Europa y los EEUU propició el desarrollo de nuevos y potentes híbridos a ambos lados del charco, y los ensayos en cultivo interior (especialmente en lo que a florecer plantas se refiere) cada vez eran más exitosos...todo se alineaba para lo que tenía que suceder durante le década siguiente, la revolución del cultivo interior...pero eso lo veremos en otro artículo. Hasta entonces,

¡Buenos humos y vapores!


Referencias:

  • Legalizing marijuana and the new science of weed, American Chemical Society
  • The Problem with the Current High Potency THC Marijuana from the Perspective of an Addiction Psychiatrist, Elizabeth Stuyt
  • A History of the Drug War, Drug Policy Alliance

Los artículos publicados por Alchimiaweb, S.L. están reservados a clientes adultos. Recordamos a nuestros clientes que las semillas de cannabis no figuran en el catálogo de la Comunidad Europea. Son productos destinados a la conservación genética y al coleccionismo, en ningún caso al cultivo. Está estrictamente prohibido germinarlas en algunos países, a excepción de las autorizadas por la Unión Europea. Recomendamos a nuestros clientes no violar la ley de manera alguna y no nos hacemos responsables de su uso.
25-10-2022 Historia y cannabis

Comentarios en “Cannabis en los años 80, la revolución holandesa” (0)

Dudas de envíos y pagos

Las dudas relativas a los envíos y pagos las podéis consultar en los apartados de gastos de envío y Sistemas de pago

Quieres dar tu opinión sobre "Cannabis en los años 80, la revolución holandesa" o preguntar sobre ese post?

Ojo, se publica!

Asegúrate de que es un email válido. No se publica

Sobre este Blog cannábico

El presente blog es el blog oficial del Grow Shop Alchimia. Este blog está dirigido exclusivamente a mayores de 18 años.

Para comprar material para el autocultivo de cannabis puedes consultar nuestra catálogo de semillas de marihuana, grow shop y parafernalia


Suscríbete al blog

¿Quieres recibir todas las novedades, noticias y curiosidades sobre el mundo del cultivo?

Cyber Days: ¡Última oportunidad!
keyboard_arrow_up