Flavonoides y cannabis

Las distintas variedades de cannabis contienen cientos de compuestos (el número exacto es difícil de conocer), cada uno de ellos con sus características y propiedades. Seguro que a menudo habréis oído hablar de cannabinoides, terpenos y flavonoides como componentes de la planta, con los dos primeros ocupando gran parte del interés general. Sin embargo, ¿qué son los flavonoides? ¿cómo actúan y para qué sirven? En este artículo daremos respuesta a estas preguntas, no en vano se estima que los flavonoides representan un 10% del total de sustancias producidas por la planta, y un 2,5% del peso seco en hojas y flores.

Los flavonoides son responsables del color en las flores

Los flavonoides son responsables del color en las flores, tallos y hojas

¿Qué son los flavonoides?

Descritos por vez primera por Robert Doyle (1664), el primer flavonoide fue identificado – la citrina – por el premio Nobel Szent-Györgyi en 1930. Hoy en día, “flavonoides” es el nombre con el que se conoce a un amplio abanico de metabolitos secundarios (fitonutrientes) presentes en las plantas terrestres, también en algunas algas. Puesto que existe una enorme diversidad tanto en la biosíntesis como en la composición química de estos compuestos, se calcula que son más de 5.000 los que pueden encontrarse en plantas, frutas y verduras (algunas fuentes incluso apuntan a 9.000 o más).

Además, sabemos que sus funciones metabólicas dentro del organismo de plantas y animales (y por supuesto de humanos) son de gran importancia, por lo que – como veremos más adelante – existen multitud de estudios sobre las propiedades y aplicaciones de los flavonoides, así como de su síntesis.

Las bellas coloraciones otoñales se deben en parte a los flavonoides

Las bellas coloraciones otoñales se deben en parte a los flavonoides

Su nombre proviene del latín flavus, que significa “amarillo”, y se encuentra directamente relacionado con la función de estas moléculas en las plantas, que es como pigmentos (no verdes sino amarillos, azules o rojos) de las partes aéreas de las plantas utilizados para distintos propósitos:

  • Atracción de insectos polinizadores
  • Captación de determinadas longitudes de onda de la luz
  • Protección frente a rayos UV
  • Regulación del ciclo celular
  • Intervención en el transporte de auxinas
  • Defensa ante herbivorismo

Los flavonoides dan esas espectaculares tonalidades en frutas, verduras y plantas, y por supuesto son responsables de los colores en el cannabis, como ya vimos en nuestro artículo dedicado a ellos. Las genéticas Purple, por ejemplo, suelen contener gran cantidad de antocianinas. La concentración de flavonoides depende de varios factores, especialmente relacionados con la genética y con las condiciones de cultivo (ciclo lumínico, temperatura).

Estructura básica de las antocianinas, un tipo de flavonoide

Estructura básica de las antocianinas, un tipo de flavonoide

Clasificación de los flavonoides

Principalmente, y de acuerdo con la estructura de su esqueleto y su vía metabólica, lo flavonoides se clasifican en tres grandes grupos: Flavonoides, Isoflavonoides y Neoflavonoides. Sin embargo, dentro de cada uno de estos grupos encontramos distintas clases principales, dependiendo ya de sus grupos funcionales:

  • Chalconas: atracción de insectos polinizadores a través de la coloración de las flores
  • Flavonas: de color amarillo, se encuentran en flores como la prímula o en la piel de la uva
  • Flavonoles: presentes en hojas y flores, tiene relación con la protección ante rayos UV
  • Flavandioles: pueden encontrarse en plátanos, alfalfa o muérdago criollo
  • Antocianinas: pigmentos hidrosolubles que dan a hojas y flores coloraciones rojas, azules y violetas, como por ejemplo en bayas y frutos del bosque
  • Taninos: macromoléculas (polímeros) formadas por antocianidinas. Presentes en el té, dan un sabor astringente y protegen a la planta de ser pasto de animales herbívoros

La clasificación de los flavonoides es complicada dada su gran diversidad en cuanto a estructura molecular y síntesis, por lo que conociendo estos grandes grupos podemos hacernos una idea de la multitud de propiedades que presentan estos compuestos, y de lo compleja que puede ser su clasificación dependiendo de los aspectos o parámetros elegidos.

Los frutos del bosque contienen gran cantidad de antocianinas

Los frutos del bosque contienen gran cantidad de antocianinas

Flavonoides en el cannabis

Como sabemos, y aparte de cannabinoides y terpenos, el cannabis también contiene flavonoides, algunos de ellos exclusivos de esta planta. Se encuentran en distintas concentraciones principalmente en las flores, aunque también en tallos y hojas (no se han encontrado en semillas ni en raíces). Como hemos visto, protegen a la planta frente a plagas, rayos UV y animales herbívoros, además de otorgarles su propia personalidad en cuanto a color, olor y sabor. Son por ello unos compuestos muy importantes para la supervivencia de la planta, a la que a su vez dan un carácter único. Ejemplos claros de ello son genéticas como Grand Daddy Purple o Peyote Purple, con sus característicos y espectaculares colores.

No obstante, y en gran parte debido a la prohibición, se necesitan más estudios sobre el contenido de flavonoides en el cannabis para poder precisar cuáles son los más comunes. De los más de 20 flavonoides encontrados en el cannabis hasta ahora, los siguientes compuestos destacan por su concentración, siendo algunos de ellos – las llamadas cannaflavinas – exclusivos de esta planta:

  • Cannaflavinas A, B y C: producidos exclusivamente por la marihuana, estos compuestos actúan sobre la vía inflamatoria de las prostaglandinas, lo que significa que poseen efectos antiinflamatorios (demostrados en laboratorios) más potentes que, por ejemplo, la aspirina. Además, este efecto – compartido con otros terpenos y cannabinoides- crearía una mayor sinergia entre las distintas sustancias. Hasta ahora, la mayor parte de estudios se han centrado en la cannaflavina A.
  • Vitexina: detectada en mayores concentraciones en plántulas que en ejemplares adultos, puede ser útil para inhibir la peroxidasa tiroidea y tratar la enfermedad de la gota.
  • Isovitexina: se trata de una flavona con propiedades similares a la anterior
  • Apigenina: Actúa sobre los receptores de GABA (al igual que los cannabinoides), proporcionando efectos sedantes y ansiolíticos. Además, es especialmente útil durante los transplantes de órganos al reducir los efectos no deseados de un inmunodepresor utilizado en estos casos, la Ciclosporina A. En estudios con roedores se han demostrado propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y anticancerígenas, anulando el crecimiento de tumores.
Ejemplar de cannabis de hoja verde y flor morada

Ejemplar de cannabis de hoja verde y flor morada

  • Kaempferol: ?til para tratar cuadros depresivos, al igual que algunos cannabinoides. Se le atribuye una acción preventiva ante enfermedades coronarias o cáncer, además de propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.
  • Quercetina: se encuentra en casi todas las plantas vasculares, proporcionando efectos antiinflamatorios, antimutagénicos, antivirales, antifúngicos y antioxidantes.
  • Orientina: común en las plantas de cannabis y de té, es un potente antioxidante, un auténtico carroñero de los radicales libres. Posee también propiedades antibióticas y antiinflamatorias, así como anticancerígenas.
  • Luteolina: con efectos similares al anterior, también parece entrar en sinergia con el resto de compuestos.
  • Beta-sitosterol: aislado por vez primera precisamente de la planta de cannabis, este fitoesterol reduce el nivel de colesterol y previene enfermedades coronarias.

Propiedades y aplicaciones de los flavonoides

Por supuesto, y aunque al igual que moléculas como el CBD no son psicoactivos, los efectos de estos metabolitos polifenólicos juegan su papel en el llamado efecto entourage o séquito, por el que los diversos compuestos presentes en el cannabis entran en sinergia y potencian y modulan sus propiedades. Además, y por sí solos, se sabe de las propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y anticancerígenas de los flavonoides desde hace años, propiedades que son aprovechadas por animales y personas al nutrirse de plantas, frutas o verduras.

En caso de querer aprovechar sus propiedades comiendo frutas y verduras, hay que tener en cuenta un par de cosas, como que la mayor concentración suele encontrarse en la piel, o que al cocer los alimentos se pierden casi todos los flavonoides al ser éstos hidrosolubles, siendo preferible ingerir los alimentos crudos.

Salud!

Estudios y publicaciones sobre flavonoides consultados para este artículo:

29 enero 2019 | Cannabis terapéutico
0 Comment


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *