Huerto para novatos

Consejos básicos para montar tu propio huerto. Primeros pasos.

Seguro que más de una vez nos ha rondado por la cabeza la idea de montar un huerto, pero siempre alguna excusa no nos ha permitido poner la idea en práctica. Bien sea por necesidad, por disponer de frutas o verduras de primera calidad o por tener alimentos libres de pesticidas nocivos para la salud, cientos de razones son las que nos deberían animar a materializar la idea de poner un huerto en nuestra vida...al fin y al cabo, un huerto es pura salud y una gran terapia!

Los huertos se pueden realizar en infinidad de emplazamientos, pero hay varios factores que deberemos tener en cuenta. Con las condiciones adecuadas, casi cualquier lugar nos serviría para poder cultivar, desde un huerto con una gran extensión en un entorno rural a un pequeño huerto urbano de terraza o balcón en la ciudad.

Primeras flores de un almendro
Primeras flores de un almendro

Las condiciones más importantes para plantearnos si podemos montar un huerto son varias, pero las siguientes son las más importantes a tener en cuenta:

  • Es necesario un mínimo de 6 horas de sol directo. Si por el contrario contamos con menos horas de sol los resultados no serán satisfactorios para la inmensa mayoría de frutas y verduras de nuestro huerto. Es uno de los parámetros más importantes.
  • Hemos de disponer del bien más preciado en nuestro emplazamiento; el agua.

El agua en el huerto

Bien dispongamos de un huerto rural o urbano, hay que tener especialmente en cuenta este último parámetro; si el huerto es urbano tendremos que ver dónde está la toma de agua o grifo más cercano, mientras que si es rural ver la fuente de agua más próxima para poder hacerla llegar a nuestro cultivo. Puede resultar una obviedad, pero es algo que puede ahorrarnos quebraderos de cabeza en el futuro cuando nuestro huerto empiece a demandarnos mayores cantidades de agua.

A diferencia de los riegos automáticos que vemos en muchos cultivos indoor, en un huerto exterior es todo más fácil, pues podremos conectar nuestra manguera directamente al grifo de la toma de agua (en caso de tenerla), lo que nos ahorrará mucho trabajo en el futuro.

Es importante elegir un emplazamiento con agua cerca
Es importante elegir un emplazamiento con agua cerca

La distancia entre el huerto y nuestro hogar es otro factor relevante que hemos de tener muy en cuenta, no será lo mismo disponer de un huerto en nuestro hogar que tener que desplazarnos para atenderlo, evidentemente la atención que le podamos proporcionar no será la misma, y conciliarlo con la vida familiar y el trabajo a veces resulta una tarea ardua o complicada. En estos casos sí podríamos barajar la idea del temporizador de riego.

Huerto y sustrato

Bien dispongamos de una gran superficie o de un pequeño balcón o terraza en la ciudad, el medio de cultivo es un requerimiento importante que deberemos tener muy en cuenta. Al fin y al cabo, va a ser el sustrato el que proporcione sustento físico y nutrientes a las plantas!

Sin centrarnos mucho en la preparación del terreno, en el caso de los huertos rurales sería conveniente aportarle materia orgánica en otoño o invierno y trabajar bien la mezcla con la tierra para oxigenarla; de esta manera tenedremos bien compostados y disponibles todos los nutrientes para cuando tengamos que plantar nuestras hortalizas. La tierra madre - en mayor o menor medida - siempre nos dará buenos resultados y siempre podremos añadir guano u otros abonos o enmiendas para mejorar la alimentación de nuestras plantas.

Acelgas cultivadas en pleno suelo
Acelgas cultivadas en pleno suelo

Por contra, si vamos a cultivar en macetas y queremos asegurarnos buenos resultados, podríamos optar por sustratos del tipo Light Mix y enriquecerlos con humus, guano o productos como Supermix de Plagron; como siempre, es mejor no usar sustratos “baratos” y de dudosa procedencia, no suelen ser más que fuentes de futuros problemas.

Tanto en tierra madre como en macetas, siempre será una muy buena idea añadir vida microbiana como trichodermas, bacterias y micorrizas a la hora del trasplante al lugar definitivo. Posteriormente, pueden usarse melazas de caña de azúcar para alimentar a los microorganismos beneficiosos.

El tamaño del huerto

Es recomendable que el huerto no exceda del 20% de nuestra superficie o jardín; de esta forma, nos evitaremos problemas y podremos cultivar de la manera más ecológica y respetuosa con el medio ambiente posible. Poner el máximo de plantas no es buena idea, pues las plantas deben de disponer de un espacio mínimo entre ellas para poder desarrollarse en condiciones óptimas. Así, deberemos tener en cuenta que crecerán, necesitarán su espacio y circulación de aire, y no deberán hacerse sombra entre unas y otras.

No respetar estas bases puede llevarnos a desequilibrios, propiciando el auge de las plagas. También es imprescindible poder movernos por el cultivo con sin estorbos y trabajar lo más cómodo posible, sin tener que ir esquivando o sorteando plantas.

Debemos tener cuidado con las heladas antes de primavera
Debemos tener cuidado con las heladas antes de primavera

A partir de 25m cuadrados podríamos disponer de gran variedad de hortalizas y verduras durante primavera y verano, siendo la mínima superficie de unos 10 metros cuadrados para irse abasteciendo. Con 50 metros cuadrados ya podríamos funcionar todo el año y con 100m cuadrados de huerto podríamos cubrir las necesidades básicas de frutas y verduras de una familia media, por supuesto con el correspondiente esfuerzo y dedicación!

Siendo realistas, y una vez estemos seguros y dispongamos de un buen emplazamiento, lo mejor que podremos hacer es usar el espacio que realmente podamos atender como es debido, ni más ni menos, y si somos novatos ir añadiendo progresivamente nuevas hortalizas año tras año.

Los semilleros

Los semilleros o planteles son la base de nuestra futura plantación. Si no os veis preparados o se os echa el tiempo encima, siempre podéis acudir a algún vivero o plantel a por planta ya crecida, aunque tenemos que reconocer que se pierde parte del encanto, y no dispondrán de todas las variedades que sí podemos encontrar como semillas para huerto.

Enero y febrero (España, hemisferio norte) es la época ideal para realizar nuestros planteles de temporada primavera-verano, siempre procurando tenerlos a resguardo de las heladas. Por supuesto, los podremos realizar también en un rinconcito de nuestro indoor sin problema alguno.

Germinación de tomateras en cultivo interior
Germinación de tomateras en cultivo interior

Realización de planteles o semilleros

Una vez tengamos un emplazamiento decidido para nuestro huerto rural o urbano, deberemos comenzar con los semilleros o planteles. Es importante poner siempre semillas de más, pues algunas no germinarán, otras crecerán más débiles...nuestro objetivo es quedarnos con los mejores ejemplares antes de pasarlos al lugar definitivo, así que lo mejor será poner bastantes más semillas de las que necesitemos.

Una vez escogidos los mejores ejemplares, dejaremos todos aquellos plantones sobrantes en la reserva. En algunas ocasiones, ciertas plantas nos pueden fallar una vez en su lugar definitivo, o algún animal podría también ejercer algún daño sobre ellas, así que siempre es mejor tener una reserva de plantones en caso de que falle alguna para poderla reponer. Además, y en caso de que acaben sobrando, nunca estará de más tener un buen detalle con la familia o amigos!

Trucos para germinar tus semillas de huerto

En este artículo os presentamos algunos trucos para maximizar el éxito en la germinación de vuestras semillas para huerto, prestando especial interés a los aspectos más importantes para conseguir una excelente tasa de germinación. Desde la planificación de la siembra hasta el tipo de sustrato o agua a utilizar, aquí tenéis toda la información necesaria para empezar vuestro cultivo de la mejor manera posible.

Los semilleros podremos realizarlos al aire libre, directamente en tierra madre o en semilleros o macetas protegidas de condiciones adversas. También podemos tenerlos en el interior de casa, siempre y cuando les de la luz o el sol, sobre todo a la que empiecen a asomar las primeras germinaciones.

Para ello podemos usar las típicas bandejas con alveolos, macetas, jardineras o bien la imaginación utilizando técnicas de reciclaje, como bien podrían ser las típicas cajas de vino de madera que vayamos a tirar. Sea como sea, deberemos practicar los agujeros pertinentes en la base del contenedor para proporcionar un buen drenaje.

Plantel con diversas variedades de tomatera
Plantel con diversas variedades de tomatera

En los semilleros de exterior, especialmente en climas fríos e independientemente del contenedor que usemos o si los ponemos directamente en tierra madre, sería conveniente cubrirlos con plástico o una manta térmica de cultivo, de manera que aceleramos el proceso de germinación aumentando la temperatura y la humedad. Si los tapamos con plástico sería conveniente cada 2 ó 3 días destaparlos durante unos minutos para que se aireen, preferiblemente en aquellas horas del día donde haya más intensidad lumínica. Por supuesto, una esterilla calefactora sería ideal en este caso.

Deberemos vigilar y estar atentos, porque en épocas cercanas al buen tiempo el sol ya empieza a calentar y podría ser nefasto para nuestras plantas alcanzando elevadas temperaturas. Una vez asomen las primeras plántulas y las condiciones de temperatura no sean excesivamente bajas, podremos retirar definitivamente los plásticos o las tapas de los invernaderos.

Dependiendo de la época en la que realizamos nuestros planteles no será necesario regar mucho los semilleros, ya que las humedades ambientales y las bajas temperaturas no generarán mucha evaporación y el substrato aguantará bastante tiempo con humedad. A medida que las semanas pasen, las semillas vayan creciendo y las temperaturas aumenten, sí será necesario irlos regando, siempre sin encharcar el substrato y evitando ahogar a nuestras plantitas.

Reserva de plantones
Reserva de plantones

El objetivo del semillero es facilitar el germinado y conseguir plantones para cuando las condiciones del lugar definitivo sean las propicias; buena temperatura del suelo y temperaturas exteriores adecuadas. Cuando estas condiciones sean las idóneas y nuestras plántulas tengan un tamaño adecuado, las podremos trasplantar a su lugar definitivo de nuestro huerto.

Uno de nuestros grandes aliados en el mantenimiento de planteles son los pulverizadores de agua. Gracias a ellos, podremos mantener el sustrato hidratado para evitar que se seque del todo, cosa no muy habitual en enero y febrero, aunque todo dependerá de las condiciones del semillero: no será lo mismo una jardinera con 5L de substrato tapada con plástico, que un bancal de 3m al aire libre!

Una vez nuestras plántulas hayan germinado y estén en periodo de crecimiento con ya unos centímetros, sería recomendable el uso de preventivos, sobre todo fungicidas. De esta manera nos aseguraremos que vayan creciendo sanas y libres de posibles hongos. Como siempre os decimos, la prevención es la clave!

Excedentes del plantel de tomateras para reemplazar posibles bajas
Excedentes del plantel de tomateras para reemplazar posibles bajas

¿Qué plantar en nuestro primer huerto?

Cuando estamos empezando y somos noveles en huerto nos surgirán multitud de dudas; muchas de ellas se irán resolviendo a medida que nos vayamos adentrando en el maravilloso mundo del huerto, y por supuesto esperamos que este artículo sirva para responder alguna de ellas.

A la hora de realizar los planteles para nuestro futuro huerto, una de las primeras preguntas que nos surgen es..."¿y qué planto yo en el huerto?" Pues bien, nos podemos ir iniciando con plantas sencillas que nos ayudarán a resolver el menú de muchos días de primavera y sobre todo verano, como son la lechuga y el tomate. También las flores y plantas aromáticas nos darán buenos resultados y son sencillas de cultivar. Veamos algunas de ellas con más detalle:

Cultivar lechugas

Existen multitud de variedades de lechuga (a diferencia de las que podemos encontrar en el supermercado), con diferentes formas, colores y texturas. Además, las podemos cultivar en tierra madre, en jardineras pequeñas, en bancales... no es una planta exigente, cualquier persona que se inicia podrá cosechar lechugas sin mucho esfuerzo.

Lechugas Mantecosa y Lollo Rosso
Lechugas Mantecosa y Lollo Rosso

La lechuga puede sembrarse durante prácticamente todo el año, pues es particularmente resistente; no le gustan las temperaturas elevadas y puede soportar algunos grados negativos en invierno, aunque no es aconsejable que disponga de temperaturas inferiores a 10ºC. Le gustan los sustratos con buen drenaje y arenosos, con un ph de 6,5 a 7,5 y no les gusta pasar sed.

A partir de mayo crecerán rápido, por lo que es buena idea ir poniéndolas en tandas de pequeñas unidades para no encontrarnos con muchas listas para cosechar a la vez, y siempre tener disponibles. Es muy recomendable cultivar lechugas en huertos urbanos, ya que en maceta o jardinera es relativamente fácil obtener buenos ejemplares sin mucho esfuerzo.

Cultivo de tomateras

Las tomateras son plantas que para un óptimo desarrollo necesitan gran intensidad lumínica. Toleran altas temperaturas, aunque las ideales son las que oscilan entre los 20 y los 23ºC, teniendo en cuenta que en la noche siempre agradecen unos grados menos que durante el día. Con menos de 10ºC las tomateras ralentizan su crecimiento y su desarrollo ya no será el esperado.

Les gustan los suelos ricos en materia orgánica y una humedad media en el sustrato; mucha humedad provocará problemas de patógenos, problemas en la polinización (también humedades relativas bajas afectarán al polen) y además el estrés hídrico podrá provocar agrietamiento en los frutos. ¡Pero no nos asustemos!

Con un poco de trabajo y paciencia conseguimos estupendos resultados
Con un poco de trabajo y paciencia conseguimos estupendos resultados

Si vemos que en nuestro huerto hace demasiado sol y calor, siempre podremos ponerles una malla de sombreo o buscarles el sitio más adecuado. También deberemos vigilar los riegos para que se mantenga siempre una humedad media en el sustrato, sin excedernos ni encharcar continuamente, y sobre todo no causarles estrés hídrico, que siempre tengan agua cuando la necesiten.

Clasificaciones del tomate

Si nos remontamos a los ancestros del tomate siglos atrás - y nos permitís hacer un símil con el reino animal - podríamos decir que el tomate fue como el lobo, un ser salvaje y no domesticado y que gracias a la mano del hombre y al paso del tiempo se ha convertido en lo que hoy conocemos, como las diferentes razas caninas.

Los primeros tomates silvestres en sus inicios no eran más que un pequeño fruto del tipo “cherry”. El origen exacto sigue siendo una incógnita, pero sabemos que ya era conocido por los Aztecas. El resto de la historia y cómo se expandieron por el mundo ya nos lo podemos imaginar... Hoy en día podemos encontrar multitud de variedades de tomate, desde las locales o autóctonas a los modernos híbridos adaptados al cultivo hidropónico, o las variedades transgénicas modificadas genéticamente creadas por Monsanto.

Las tomateras prefieren emplazamientos soleados
Las tomateras prefieren emplazamientos soleados

Los tomates pueden clasificarse de maneras muy distintas, pero nosotros nos centraremos en ellas por los tipos de crecimiento. No obstante, comentaros que pueden también clasificarse:

  • Por tamaños: Desde el Cherry, que cuenta con escasos gramos de peso, al de Basbastro, que puede sobrepasar de largo el kilo
  • Por tipos de elaboración: Para ensaladas, salsas, conservas...
  • Por colores: Una clasificación muy común en Estados Unidos (negros, rosas, rojos, amarillos, verdes, cebra...)
  • Por la forma o el tipo de fruto: Carnosos (Basbastro), huecos (Montserrat), pyriformes (tipo pera), de tetilla...
  • Por tipo de flor

Las tomateras por tipo de crecimiento

Según esta clasificación, existen tomateras de crecimiento indeterminado y tomateras de crecimiento determinado. Las primeras son las que suelen utilizarse para cultivar en invernadero (también en huerto) y por decirlo de alguna manera y sin entrar en profundidad, serían aquellas en las que el tallo central o ápice no para de crecer.

Podemos adquirir multitud de variedades distintas
Podemos adquirir multitud de variedades distintas

Siendo así, muchas veces tendremos que recurrir a la poda apical y a la poda de chupones, pues en caso de dejarlas a su libre albedrío tendremos problemas para llegar a los tomates más altos. Evidentemente, necesitaremos un buen tutorado o sistema de soporte de las plantas. Las variedades indeterminadas tienen más espacio entre hojas y dan tandas de tomates hasta fin de temporada escalonadamente.

Las variedades de crecimiento determinado son más utilizadas para producción rápida y también para espacios más reducidos y cultivos en maceta. Son de tipo arbustivo y no suelen necesitar podas apicales, tampoco de chupones. Se las conoce también como auto-poda y todos los tallos terminan en racimo floral.

Este tipo de tomateras no dan tomates toda la temporada, los darán todos a la vez, por eso suelen ser muy usados para hacer tomate en conserva. No suelen requerir de tutorado y encontraremos un subgrupo dentro de las determinadas llamadas enanas, estas se pueden cultivar en contenedores reducidos sin muchos problemas. Las variedades determinadas son pues muy recomendables para huertos urbanos.

Un buen sustrato proporciona excelentes resultados
Un buen sustrato proporciona excelentes resultados

Siempre que nos lo permitan las condiciones de nuestro huerto, es una buena técnica usar tanto tomates indeterminados como determinados, pues los determinados nos darán los tomates primero y a la vez para ir consumiendo, mientras que los indeterminados comenzarán después y hasta el fin de temporada.

Plantas aromáticas y flores, nuestras grandes aliadas

La fauna, las plantas aromáticas o medicinales y las flores son nuestras grandes aliadas en el cultivo ecológico. Y es que muchas de estas plantas son repelentes naturales de insectos y nos ayudarán a mantener lejos a aquellos que no sean beneficiosos para nuestros cultivos y que podrían llegar a convertirse en una posible amenaza. Por el contrario, otras plantas aromáticas atraerán a depredadores naturales de plagas, como podrían ser las mariquitas para mantener el pulgón controlado. También otras aromáticas y flores nos atraerán insectos polinizadores para nuestro huerto, como podrían ser las abejas.

Distintas variedades de albahaca de Les Refardes
Distintas variedades de albahaca de Les Refardes

Gracias a la integración de plantas aromáticas y diferentes flores en nuestro huerto rural o urbano conseguiremos enormes beneficios, desde mantener ciertas plagas a raya hasta poder aumentar los rendimientos de nuestro cultivo notablemente gracias a los insectos polinizadores. Las plantas aromáticas son muy sencillas de cultivar tanto en maceta como en tierra madre, y no necesitan de gran experiencia ni especiales cuidados. Por ejemplo; la menta, el orégano, el romero y el tomillo son de la misma familia junto con la albahaca (Lamiáceas), que integrándola en el cultivo de tomateras luchará contra la mosca blanca, el pulgón y hongos perjudiciales como el mildiu y el oídio.

Integrando en nuestro huerto este tipo de plantas, además de hacerlo mucho más agradable a la vista y obtener plantas medicinales y aromáticas, nos ayudará en muchísimos aspectos en nuestro cultivo ecológico. Y es que existe gran variedad de plantas aliadas que no solo nos ayudarán en nuestros cultivos, sino que también cuentan con grandes propiedades, tanto culinarias como terapéuticas.

Hasta aquí esta introducción al cultivo de hortalizas, esperamos que os animéis a intentarlo y a beneficiaros de consumir un producto de origen 100% ecológico, sano y natural, y además cultivado con vuestras propias manos. Como siempre, no dudéis en compartir vuestras dudas o consejos, estaremos encantados de responderos!

Felices cultivos!


Los artículos publicados por Alchimiaweb, S.L. están reservados a clientes adultos. En Francia, la mayoría de edad se establece a los 18 años. Consulte la legislación de su país y cúmplala. Alchimiaweb, S.L. es una empresa española que se rige por la legislación española y no puede, en ningún caso, ser considerada responsable del mal uso o incumplimiento de las leyes y normativas propias de cada país en relación con los artículos publicados en su Blog. Le recordamos que el cultivo de semillas de cannabis en territorio francés está estrictamente prohibido por ley. Recomendamos a nuestros clientes no violar la ley de manera alguna y no nos hacemos responsables de su uso.

Comentarios en “Huerto para novatos” (0)

ATENCIÓN - Dudas de envíos y pagos

Las dudas relativas a los envíos y pagos las podéis consultar en los apartados de gastos de envío y Sistemas de pago

Quieres dar tu opinión sobre "Huerto para novatos" o preguntar sobre ese post?

Ojo, se publica!

Asegúrate de que es un email válido. No se publica

error_outline Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés.
Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

keyboard_arrow_up